A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

domingo, 1 de enero de 2017

El fin de año y el tiempo

Acabamos de cambiar de año. A estas alturas supongo que todos os habréis enterado...

En realidad a todos nos incumbe -y mucho- estar enterados del año y la fecha en que vivimos. Ya que "burocráticamente" hablando utilizamos las fechas para muchas acciones en nuestra vida cotidiana: comprar, financiar, contratar etc.
En éstos términos por tanto es evidente que todos estemos al corriente del cambio de año. Incluso si decidimos celebrar una fiesta porque estamos agradecidos de ir avanzando en la vida porción a porción de tiempo, e incluso si decidimos celebrarla los días 31 de Diciembre, independientemente de que Octubre, Noviembre y Diciembre hayan sido un fracaso, yo no voy a ser quien se oponga luchando fervientemente contra este tipo de tradiciones. Entre otras cosas porque hay tantas tradiciones que me parecen absurdas que empezaría encausando una lucha y acabaría entregando mi vida a combatir contra casi todas... Y todavía tengo dudas sobre algunas tradiciones, las cuales  intuyo que son muy positivas para motivar con sueños por lo menos a los niños. Aunque luego esos niños, según entiendo, deben evolucionar en sus sueños, y transformarlos en otros más sofisticados y adecuados a su propia evolución personal.
De éste modo pienso que quienes llegan a la edad adulta y siguen empleando la misma o más dedicación a esos sueños, a esas ilusiones tradicionales, pasan de ser soñadores a ser ilusos.

Celebramos nuestro cumpleaños, celebramos que ha pasado un año en la historia, que nuestra relación de pareja ha avanzado un año...Y como es natural en el ser humano, en la mayoría de las veces empleamos más tiempo en los preparativos de éstas fiestas que en preguntarnos sobre nuestra vida, sobre el sentido de nuestra especie o sobre el sentido de nuestra costumbre monógama...

Y lo más preocupante, y el motivo de éste primer post del año 2017, es que después de tantas celebraciones dedicadas al transcurso de los años, casi nadie se pregunta hoy en día sobre lo que es el tiempo en el calendario: los equinocios, el calendario Juliano, Gregoriano etc.
Así como tampoco es costumbre preguntarse sobre la noción del tiempo en la mente, o el tiempo en física, el espacio-tiempo y Einstein, cuya información lleva ya no uno, sino 100 años entre nosotros...

De éste modo tan criticón comienzo pues el año, y es que a medida que pasa el tiempo y voy conociendo la falta de curiosidad y la pereza mental en las personas, me vuelvo cada vez más pesimista irremediablemente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!