A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

domingo, 16 de febrero de 2014

Pensamientos imprecisos.Tendencia a generalizar.

Muy a menudo, en las conversaciones cotidianas, tendemos a generalizar, a lanzar afirmaciones extremistas que incluyen a un todo, ya sea una institución, un territorio, una comunidad de personas, un comportamiento etc.









Para que entendáis mejor de lo que estoy hablando voy a poner algunos ejemplos:

-A veces, por ejemplo, en algunas zonas, sobre todo rurales, se utiliza la expresión "meter en el mismo saco...", cuando se quiere decir a alguien que está generalizando demasiado, al tratar de incluir en el grupo al que está -por norma general- criticando, a personas que no lo merecen. Quien utiliza ésta expresión, suele hacerlo con ánimo de pedir prudencia, a quien considera que está exagerando.
-También hay un dicho, más bien referido al hecho de generalizar cuando se trata de comportamientos, que suele salir de alguien que se considera víctima de las habladurías y dice eso de "maté a un perro y me llamaron mataperros...". Es muy común sospechar de las personas que ya tienen antecedentes. Y lo más peligroso, viene cuando damos por hecho que un antecedente implica necesariamente un comportamiento crónico al respecto.
-También otro dicho popular, en cuanto a los comportamientos se refiere, es que "cuando el río suena, agua lleva...". Este dicho suele convertirse en motivo de sospecha hacia quien va dirigido. Y para los más extremistas, se convierte "con seguridad" en una afirmación.
-Otro ejemplo claro aparece con ciertas manifestaciones xenofóbicas, que tratan a veces de incluir en una afirmación, a toda una cultura, raza o pueblo. Cada vez que se dice que los negros son..., o los chinos son..., los franceses son..., los catalanes son..., los andaluces son...y una larga lista de ejemplos que podríamos poner, y que en éste mismo instante en el que estáis leyendo este texto, seguro que se están produciendo cientos o miles de conversaciones con frases que comienzan así.

Esta tendencia a generalizar, si observamos con detalle las conversaciones que hemos escuchado, o en las que hemos participado a lo largo de un sólo día, veremos que están demasiado presentes. Y digo "demasiado", porque no suelen ser positivas para el entendimiento. Suelen servir más bien para crear más confusión, y como se diría de forma cotidiana "no contribuyen a tener la cabeza bien amueblada". Y en muy pocos casos, las sospechas te ven a salvar de las decepciones. Así que si has de sospechar, también será preferible que tu sospecha sea la indispensable para tu seguridad.

Podemos decir que casi siempre hay alguien que pide prudencia, cuando se lanzan éste tipo de afirmaciones extremistas. Y muy cercano a éste fenómeno, se produce otro que tiene que ver con la forma de rebatir una afirmación extremista como las que hemos visto.
Hemos dicho que casi siempre hay alguien que reacciona pidiendo prudencia. Incluso a veces, ejemplificándole al extremista con la excepción que confirma la regla. Lo cual no tiene nada de criticable a mi entender.
El problema, a veces, vendría cuando convertimos esa "excepción que confirma la regla", en una afirmación tan general, como la que estamos tratando de rebatir. Y en vez de conformarnos con mostrar el ejemplo excepcional que desmonta su arriesgada afirmación, tratamos de enfatizarla tanto, que la convertimos en otra generalización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!