A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

lunes, 13 de enero de 2014

El enamoramiento

En la anterior publicación sobre el amor, me refería al flechazo como "amor pasional" entendiendo que por norma general, se entendería a qué tipo de amor me refería. Pero reconozco que añadir el calificativo de "pasional" al amor, es un intento impreciso de enfatizar esta clase, ya que en todos los tipos de amor está incluida la pasión. Por otro lado, como veremos, tampoco es adecuado llamar flechazo al primer enamoramiento, ya que no sólo surge a primera vista.

Primer enamoramiento o comienzo del amor: es el que se manifiesta por primera vez. El que desde nuestra cultura, ha venido por muchos siglos representado por Cupido, el cual a través de sus flechas, poseía el poder de elegir quien se enamoraría. La reacción que se producía como resultado de ser tocado con una flecha, era instantánea y a primera vista. Y ésto a Cupido le trajo problemas en más de una ocasión...


-El concepto de flechazo ha conservado pues, su significado original -prescindiendo de la leyenda claro-. Seguimos considerando el flechazo, como una clase de enamoramiento, que se caracteriza por manifestarse a primera vista.
A veces en esa "primera vista", no llega a haber más comunicación que la mirada, y con eso basta para enamorarse. Y también a veces, esa "primera vista" se convierte en una segunda vista, y una tercera, y una cuarta...y a veces, en ninguna de ellas se produce más comunicación que la mirada, o los gestos intencionados para causar una buena impresión. En éstos casos el enamoramiento no se materializa, si no que se suele idealizar. Y a veces, incluso puede ocurrir que el enamorado/a, se entera de que esa persona idealizada es inaccesible por motivos de "fuerza mayor", y hacen que ese amor se convierta en un amor platónico, como veremos después.

-Hay otro tipo de primer enamoramiento, que no es menos común que el flechazo. Y es el que se manifiesta en la convivencia.
A veces decimos que "el roce hace el cariño", y ésta expresión todavía se queda corta, ya que podríamos decir abiertamente que el roce puede provocar enamoramientos.
Probablemente sea la forma de enamoramiento más común, y por supuesto mucho más fiable que el flechazo -dicho sea de paso-.
Cuantas relaciones, por ejemplo, han comenzado como una relación exclusivamente laboral, como compañeros de colegio, de instituto, de universidad, o en grupos de amistad. En todas estas situaciones comienzan la mayoría de los amores. Y suelen comenzar a partir de un físico, de una comunicación, de una gesticulación, o de una forma de ser que resultan demasiado atractivas, y se convierten en un flujo de sensaciones, sobre todo cada vez que la persona en cuestión está cerca.
También éste tipo de enamoramiento, puede ocurrir que, al igual que pasa con el enamoramiento por flechazo, se convierta en un amor platónico.

No es fácil determinar qué amor está condenado a vivir por siempre en la fantasía. Por eso voy a hacer una lista de posibles situaciones en las que se podría dar:

Está enamorado de otro/a.

Simplemente no le quiere.

El/ella es demasiado jóven o demasiado mayor.

Es un familiar cercano

La persona a la que ha idealizado tiene pareja

No sólo tiene pareja, sino que es la pareja de su mejor amigo/a.

No sólo tiene pareja, sino que es la pareja de un familiar cercano.

Es el mejor amigo/a de su pareja.

Volviendo a la mitología, el amor, fruto del contacto con las flechas de Cupido, podía permanecer eternamente. Y precisamente ahí es donde se presenta la confusión de muchos, que creen que los sentimientos que se experimentan durante el enamoramiento, pueden permanecer toda la vida.


Algunos creen que el enamoramiento del flechazo puede durar toda la vida, pero usando nuestra experiencia, podemos apreciar que estos primeros sentimientos del enamorado, se asocian estrechamente a la incertidumbre de lo desconocido, del comportamiento y las reacciones que tendrá ese/a a quien hemos idealizado. También de cómo será, y si responderá a nuestras espectativas. Por tanto éste tipo de amor, el flechazo, ha de desgastarse en razón al aumento de la convivencia.


Otra cosa será, que con el paso de los años, un miembro de la pareja pueda hacer pequeños descubrimientos en la personalidad del otro, que le lleven a sentir una mezcla de admiración y orgullo, que junto con la novedad de éstos descubrimientos, se conviertan en sentimientos a los que podemos llamar reenamoramientos.

Muy común, sobre todo entre las chicas jóvenes, es tener un "plan perfecto" con una "pareja idílica", cuya historia tendrá un comienzo también idílico. Que deberá pasar por momentos en los que el chico será un rebelde y le hará sufrir, y ella lo reconducirá, y luego el chico se convertirá en un padre perfecto. Y todos serán felices, y comerán perdices...
El problema es que lo que nos ha vendido Hollywood, desde Tom Cruise, hasta el cine español con Mario Casas, son pequeñas historias contadas en poco más de una hora. Y en las cuales, la historia no empieza desde el principio, y tampoco estamos acostumbrados a ver el final. Pero no os confundáis, que para mí ésto, aunque es a tener en cuenta, no es criticable: porque en su justa medida, es una bonita manera de llenar la vida con un poco de ilusión, aunque jamas se materialice.
Además a algunos de nosotros -cada vez menos-, también nos dura casi toda la vida ese instinto de "protección mundial", generado por las películas de "superhéroes", o también "chicos rebeldes", y que aunque no nos pongamos una capa, ni una chupa de cuero, siempre hay ciertas actitudes que dejan salir ese "superman" que llevamos dentro. Y mientras esas ilusiones y sueños escondidos, lleven un trasfondo que tenga como objetivo ayudar a los demás, no está mal de vez en cuando dejarnos llevar un poco por esa "sana irracionalidad".

Para consuelo, sobre todo de algunas para las que ya es tarde, no hay ningún estudio que diga, que las parejas que comenzaron su relación a través de un flechazo, se amen más, ni más apasionadamente, que las parejas que comenzaron su relación a modo de acuerdo, o fruto de la necesidad de tener pareja.

A unos, "los tocados por Cupido", el hecho de recordar su comienzo, les puede ayudar a encontrar motivos para tratar de mantener idealizada su relación, o les puede perjudicar el hecho de que esa pareja a la que habían idealizado, haya perdido todos sus encantos.
A los otros, el hecho de no haber tenido un comienzo idílico, les puede suponer una espina clavada para el resto de su vida, o les puede unir todavía más, haciendo que su presente sea todavía más idílico.

Me despido con unas frases célebres, de esas tan relativas, de esas que el entendimiento humano coge sólo con "sus pinzas", y que a medida que las tratas de situar en un esquema de comprensión, se "rompen en mil pedazos". Pero reconozco que resultan entretenidas, así que ahí van, juzgad vosotros mismos...



El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil. Leon Tolstoi 

El amor es la única respuesta sensata y satisfactoria al problema de la existencia humana. Erich Fromm

El amor inmaduro dice: "Te amo porque te necesito." El amor maduro dice:"Te necesito porque te amo." Erich Fromm

El amor es una cosa ideal, el matrimonio una cosa real. Goethe

El amor no es encontrar a la persona perfecta. Es ver perfectamente a una persona imperfecta. Sam Keen

2 comentarios:

  1. Se puede dejar de querer de un dia para otro?

    ResponderEliminar
  2. El verbo querer, ya es complicado porque engloba a muchos otros, pero voy a tratar de darte una respuesta, y si no puedo precisarla, te tendré que hacer responsable a tí:)
    Creo que esperas que tu pregunta se responda con un sí o con un no, y la mía sería un no, pero lo diré de otra manera:
    Si pudiésemos poner números a la cantidad que se quiere a una persona, se podría decir que de cien a cero es difícil pasar en un sólo día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!