A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

martes, 8 de octubre de 2013

PROYECTO DE FUTURO

Ojalá un día las personas puedan dedicarse exclusivamente a mejorar las cosas. 

Cuando veo por televisión(que yo también lo he hecho) imágenes de personas trabajando en cadena, siento una pena tremenda:
-Seres humanos con un potencial creativo inimaginable desaprovechados de esa manera, y lo que es peor, horas y horas de sus vidas dedicadas a un trabajo desmotivador. Hoy éste tipo de trabajos están aceptados socialmente, pero en el futuro probablemente serán vistos como vemos hoy nosotros la esclavitud.
Yo soy muy pesimista y creo que la "clase" intelectual está demasiado desconectada del resto de la población. 

Importante está siendo el papel de artistas, algunos periodistas, y gente con buena voluntad que se dedican a "ilustrar" a ese sector de la población olvidado. A pesar de que ésta es una misión por el bien de todos.

La mayoría de la población, incluso en un país desarrollado como el nuestro, la conforman las gentes de pueblos, y sobre todo de barrios humildes en los que apenas se manifiesta el pensamiento crítico. Lo que hay es pura supervivencia, ocupando todo el tiempo libre en cualquier tipo de ocio siempre que éste suponga no usar mucho ese tipo de pensamiento que cuestiona el entorno. 
Creo que ésta falta de voluntad nace directamente del miedo al rechazo social que existe sobre todo en éste tipo de entornos cerrados, en los que pasar desapercibido y hacer lo que los demás es la mejor opción para la aceptación social.





Aprovechamos un porcentaje mínimo de nuestro cerebro, y resulta curioso ver como muchas personas, manifiestan habitualmente que "reflexionar mucho les sienta mal", cuando lo que ocurre es justamente lo contrario. Y sucede igual con el ejercicio físico, que a las personas que empiezan a hacer deporte, el cuerpo se lo suele agradecer. Pues la mente también agradece cuando comenzamos a documentarnos sobre las cosas contribuyendo a esclarecerlas, cuando ejercitamos la memoria, cuando filosofamos etc. 
Y por otro lado, tengo la esperanza de que podría cambiar esa mayoría de la población que no se cuestiona nada, que les preocupan las cosas pero no se documentan sobre ellas, y eso les genera todavía más estrés, más confusión, y les lleva a actuar de un modo incoherente...

Todos tenemos un cerebro capaz de crear y procesar con una potencia incalculable. 





Imaginaos que todos tenemos un diferencial lleno de interruptores dentro del cerebro, y que esos interruptores se encargan de activar la motivación necesaria para que comencemos a apasionarnos por un tema u otro. Aquí muchos me diréis que lo que hace que nos gusten unas cosas u otras son las circunstancias vividas, y efectivamente es verdad, pero sólo es válido para quienes funcionan con el "piloto automático". Porque en realidad seríamos capaces nosotros mismos de auto-conducirnos por el camino adecuado para que nos gustase una cosa u otra: sólo tendríamos que despojarnos de complejos y condicionantes adquiridos en nuestra educación y cultura. Y si conseguimos llegar a tener un carácter abierto y predispuesto ante aquello que "nos gustaría que nos gustase", seguramente nos acabará gustando. Aunque no resulta fácil abstraerse hacia un modo consciente para abandonar el modo automático que nos viene dado por la naturaleza y las circunstancias vividas.

Buena parte de los que pertenecen a la clase intelectual(académicos de las letras y las ciencias) viven hoy en día "replegados" en grupos elitistas que se limitan a ilustrar solamente a quienes están dispuestos a ello. Y creo que éste es uno de los motivos del fracaso de nuestro sistema político y social. Porque cuando el grueso de la población no entiende de nada, ni está por la labor, quienes quieren llevarse una tajada económica del sistema(empresarios, políticos...), sólo tienen que manipular a un sector determinado de la población. Pero lo mismo ocurre con quienes quieren promover sus ideales, que aprovechan ésta confusión (provocada por la ignorancia) que sufre la mayoría de la población, para ganar adeptos.

La sociedad actual "corre despavorida" y no sabe ni a qué engancharse, ni cómo entretenerse, para darle sentido a su vida. Y los intelectuales deben aprender a entender éstos comportamientos y a "hablarles en su lenguaje", porque todos somos iguales, sólo que a algunos les han (o nos han...) acompañado circunstancias distintas: educación, cultura, nivel económico, vivencias(adicciones, fracasos, traumas), nuestra propia personalidad, nuestra genética etc. Y es que ser intelectual no significa estar exento de orgullo, y cuando muchos de ellos , los intelectuales(académicos e investigadores de las letras y las ciencias)se topan con los pensamientos de la gente corriente, tienden a una actitud separatista. Por eso crean ese tipo de grupos elitistas que no se molestan en ilustrar a quienes más lo necesitan, sino sólo a quienes están por la labor, que son los propios colegas, los aficionados, o los estudiantes, y que hoy por hoy siguen siendo por desgracia una minoría.

Pero si lográsemos que una mayoría de la población, tuviera una mínima voluntad por documentarse ante sus preocupaciones:

-La publicidad no surtiría efecto. Empresas y políticos tendrían que limitarse a hacer su trabajo, y no a vendernos que lo están haciendo o lo van a hacer...
-Las discusiones a nivel cotidiano se reducirían considerablemente. Principalmente porque a medida que nos documentamos suele aumentar nuestra humildad y prudencia, tanto a la hora de escuchar, como a la hora de manifestar nuestra opinión.
-A medida que aumentase la consciencia sobre las cosas, sería más complicado saltarse las normas de civismo de nuestra casa, de la calle, del tráfico etc.
-Las personas sabrían mejor lo que querrían para sí mismas, elegirían adecuadamente sus trabajos, y sobre todo, la causa de la empresa para la que trabajasen. Porque ninguna persona debería trabajar en una empresa en la que no está de acuerdo con sus causas.
- Al bajar el nivel de estrés, provocado por la confusión, las personas tenderían un poco a apaciguarse, reduciéndose el número de delitos por lo que habría una mejor gestión de la justicia.

Ésto puede resultar fácil en la teoría y a muchos os sonará a utopía. Pero sólo dando pequeños pasos que están a nuestro alcance se podrían conseguir grandes objetivos:
-Por ejemplo introduciendo poco a poco programas de televisión(el medio más influyente) de tipo divulgativo, orientados hacia la lengua y la filosofía(que en los años 80 y 90 ya los hubo) . Ya que el lenguaje es la base que sustenta todo nuestro sistema, y saber lo que significan las palabras que conocemos, así como aprender nuevos conceptos, contribuirá a hacer nuestro pensamiento más depurado, a tener una visión más amplia del entorno, con más recursos para argumentar nuestras opiniones. El 60% de la programación actual consiste en el entretenimiento, y un 30% en información, así que sólo dejamos un 10% para ilustrarnos. La demanda de programas culturales existe, pero aporta más beneficios y más rápidamente el contenido de espectáculo. Pero todo es cuestión de cultivarlo.
Aprender lo que nos gusta también es una forma de entretenimiento, pero no sólo eso: es la forma de entretenimiento más duradera porque nunca paramos de aprender, y nunca paramos de apasionarnos con algo nuevo. Así que sólo tendríamos que sustituir un poco de fútbol, o un poco de "corazón" por otro tipo de entretenimiento, que nuestra mente, y en general nuestra vida acaba agradeciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!