A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

lunes, 28 de octubre de 2013

FECHAS SEÑALADAS. Una vez al año no hace daño...

Este fin de semana es mi cumpleaños, y como cada año, tengo incluso que hacer un poco de esfuerzo para recordar los que cumplo. Muchos pensareis que soy raro por ésto. Pero a lo largo de mi vida me he encontrado con mucha gente que no tiene especial ilusión por las celebraciones en general. Y cualquiera que me conoce, sabe que me levanto con ganas, que siempre estoy de buen humor, que me gusta ser amable, el buen rollo, y vivo enamorado de la vida en general cada día que pasa. Por eso nadie que me conozca se debería atrever a decirme que soy un tanto raro y siniestro, por no manifestar ilusión ante estos días puntuales en el año, en los que parece que si no celebras el día en cuestión, eres un desagradecido con la vida. Y quiero reiterar ésto porque la mayoría todavía no se dan cuenta. Pocas personas se atreverían a considerarse más agradecidas con la vida que yo, por el mero hecho de hacer una celebración un día determinado, y la comparación se resolvería rápidamente con un pequeño seguimiento de mi vida.
No penséis que es sólo mi cumpleaños lo que me ha motivado ésta reflexión. Por eso os voy a enumerar una lista de días puntuales en el año los cuales no les veo un sentido, sobre todo por las personas que el resto del año no cumplen(que no son pocas...).

-DÍA DEL CUMPLEAÑOS:
Tampoco quiero ensañarme demasiado porque en realidad no tengo nada en contra de mi cumpleaños. Simplemente que no le doy mucha importancia. Además es dentro de pocos días...


-DÍA DE LOS SANTOS DIFUNTOS:
Todos llevan flores a los difuntos, que por mi propia experiencia de lo que he visto a lo largo de mi vida, muchos/as bien podían haberles ayudado un poco más en vida, e incluso haberles hecho sufrir un poco menos, en vez de llevarles flores que una vez muertos no podrán oler. Y de paso con el dinero invertido podríamos ayudar a quien en vida lo necesita. A los floristeros todavía les quedarían las bodas, comuniones, detalles...y San Valentín del que luego hablaré como os imagináis.

-NOCHE BUENA: 
Si no pasas ese día con tu familia es como si ya no tuvieras familia. Puedes habitualmente poner a parir a tus cuñados/as, puedes no llamar a tu hermano/a en todo el año, puedes no ayudar a tu madre etc.  No importa lo que hagas el resto del año con ellos, pero ese día casi todos nos sentamos a la mesa y simulamos que somos una familia perfecta. 
¿No sería mejor poner más de nuestra parte el resto del año?

-DÍA DE REYES:
Debes regalar y recibir regalo: aunque tú, o la persona a quien regalas, necesite mucho más otra cosa, la cual después seguirá sin poder comprarse, y no usará la que tú le has regalado. Lo que cuenta es regalar. Eso forma parte de la sociedad consumista y derrochadora en la que vivimos y no debemos cuestionar tales costumbres, porque de hacerlo podrían salirnos granos por todo el cuerpo y padecer unas terribles diarreas...

-POR FÍN, LLEGÓ SAN VALENTÍN...
El día 14 de Febrero todos tenemos que estar muy enamorados. Es el día que más lo estamos de todo el año, o al menos así lo manifestamos. El resto del año, eso de pensar en la felicidad de nuestra pareja, aunque conlleve sacrificio por nuestra parte, se queda un poco más lejos.
No se te ocurra regalarle a tu pareja un poco más de sinceridad, un poco más de tu tiempo, de tu paciencia, o dominar tu orgullo. 
Por cierto, unas de las peores cosas(para mi gusto) que se pueden hacer en ésta fecha es regalar algo material, exceptuando las cartas y las flores claro.

-NUESTRO ANIVERSARIO:
Para quienes no hayan tenido suficiente con el día de los enamorados para devolverle a su pareja todos los días de sufrimiento del resto del año, todavía queda el aniversario. Veinticuatro y veinticuatro horas son cuarenta y ocho, y en ese tiempo te debería sobrar para recompensar por el resto del año.
Voy a volver a repetir lo que he dicho en San Valentín que parece que suena bien... ¿Verdad?

No se te ocurra regalarle a tu pareja un poco más de sinceridad, un poco más de tu tiempo, de tu paciencia, o de tu orgullo. Pero ese día haz el favor de regalarle algo.

Cópiala y reprodúcela en facebook y twitter, que por las redes éstos frase-consejos que a todos nos gustan y nadie cumplimos funcionan muy bien.

-DÍA DEL PADRE Y DE LA MADRE:
¿Por qué no hay día de la abuela? La abuela es la madre de mi madre, o de mi padre, pero centrémonos en ellos dos:
Los jóvenes hoy en día, por norma general, reciben cariño, amor, comida, una cama, e incluso caprichos por parte de sus padres, y que en muchos de los casos les cuesta verdaderos esfuerzos conseguir. 
"Cuando les apuran los gastos, cuando van al trabajo resfriaos o con dolor de espalda o de cabeza. O cuando te han llevado a urgencias o te han atendido en casa y han ido al día siguiente medio sin dormir al trabajo".
Es muy duro el papel de unos padres entregados, que son la mayoría. Así que no me digáis que como hijos, no cambiaríais estos días puntuales por ayudarle a traer la compra a vuestra madre, o a hacer las camas, a fregar, intentar arreglar un desperfecto de la casa, o a pintar...a no dar problemas o a corresponderles estudiando si os lo piden, porque será difícil que lleguéis a compensar el esfuerzo que han hecho para que salgáis adelante. 
Yo me tengo que incluir en ésta crítica. Los que me conocéis, sabéis que aunque siempre he ayudado a mis padres todo lo que he podido, incluso en perjuicio de mi pareja, siempre llevaré la espina de no haber correspondido a mi madre en los "estudios", ya que comencé y abandoné dos carreras, que a ella sé que le hubiera dejado muy tranquila que hubiera acabado.
"Y vosotros, padres que tenéis a los abuelos como un mueble más de la casa, o que visitáis muy de vez en cuando en la residencia, tampoco tiene mucho sentido que celebréis el día del padre/madre con vuestros hijos..."

Por otro lado están esas fechas que no están tanto marcadas por nuestra propia hipocresía como por la falta de conciencia y sentido:
-DÍA DEL TRABAJADOR (1 DE MAYO):
¿Que pensáis vosotros del día del trabajador? ¿Cuántos de vosotros os preguntáis por los trabajadores éste día?

-DÍA DE LA INMACULADA, DEL PILAR, PATRONES ETC.
¿Que pensáis vosotros del patrón de vuestra ciudad o pueblo? ¿Que pensáis de la religión?


Estoy convencido de que en un día no podemos recompensar las carencias que se suceden en el resto del año, así como también creo que podríamos cambiar éstas fechas señaladas por un poco más de conciencia y esfuerzo en el "día a día".
Algunos piensan que si no fuera por estos pocos días al año no viviríamos la vida, pero la vida es mucho más que unos pocos días al año.

4 comentarios:

  1. Somos unos cuantos los que nos unimos a no celebrar el cumpleaños propio, así que no te preocupes, algunos prefieren celebrar un dia a lo grande y otros preferimos celebrarlo cada día a lo grande ;)

    ResponderEliminar
  2. No sabes como me consuela oír tus palabras. Esa es la clave del mensaje: que no estamos desilusionados con nuestro cumpleaños, que nos ilusionamos cada día, y además, que un regalo, una tarta, o un mensaje forzado de "felicidades", no tiene mucho que ver con ser mejor amigo, persona, o pariente. Y tampoco ninguna de éstas parafernalias tienen que ver con el agradecimiento por parte del cumpleañero a la propia vida.

    ¡Bienvenida al blog!

    ResponderEliminar
  3. A mi tampoco me gusta celebrar mi cumpleaños

    ResponderEliminar
  4. Vale Ana, ahora lo que deberíamos hacer es felicitarnos unos a otros, para que ese día no nos sintamos tan incomprendidos. ¿OK?

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!