A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

domingo, 22 de septiembre de 2013

FILOSOFÍA VS NEUROCIENCIAS-FILOSOFÍA VS MISTICISMO

Para mí las ideologías son un fenómeno que, a veces he llegado a pensar que si hemos sido diseñados por un ser inteligente, como piensan algunos, no podía haber encontrado mejor manera de hacernos evolucionar, que con múltiples comunidades de personas "remando en distintos rumbos". Porque así se garantiza una eterna búsqueda de intereses comunes, produciendo durante esa búsqueda lo que llamamos sentido común, el cual es el verdadero "gendarme" ante los posibles brotes fundamentalistas. Desde luego que las ideologías más radicales tratan de imponerse sobre las demás. Pero por norma general, a toda ideología no le queda más remedio que contrastarse con el resto del mundo casi a "cada paso que dan".
Cuando hablamos de sentido común, no nos estamos refiriendo, como piensan algunos, a la verdad que pueda imponer el que lo nombra (puesto que la verdad varia constantemente). El sentido común tiene que ver más bien con el consenso ante los intereses, las ideas y los sentimientos comunes.
Por otro lado, cuando nos referimos al sentido común, tenemos que tener en cuenta que ese "sentido" viene directamente del verbo sentir. Por tanto tenemos aquí juntos a una pareja ya clásica "filosóficamente hablando", y es la búsqueda de la relación entre el sentimiento y el pensamiento, o la razón y la pasión. Más adelante veremos que hoy en día, las neurociencias, nos abren múltiples posibilidades respecto a estos dos conceptos, de los que siempre se había encargado de tratar la filosofía. Pero como hemos dicho otras veces, es el carácter curioso del filósofo el que le ha llevado siempre a cuestionarse todo. Y de no ser por él, probablemente no existirían muchas de las ramas científicas actuales. Además, como otra característica del que se entrega a la filosofía, es que se mantiene atento y prudente ante los avances científicos, un filósofo nunca debe ver a la ciencia como al enemigo, aunque ésta ponga en evidencia sus teorías.
Vamos a recordar que hablábamos del sentido común, y que podemos decir que éste, es un acuerdo común que fusiona el sentimiento y el pensamiento. Pero vamos a ver como podemos relacionar éstos dos conceptos:
-Podemos decir que pensar es un acto que engloba muchos otros, entre los que está el de reflexionar, entender, comprender, calcular, imaginar, memorizar, analizar, asociar, diferenciar,distinguir, componer, adivinar, dudar, decidir, y muchos más que me dejo pero me gustaría centrarme en dos: entender y comprender. Lo voy a tratar de definir cual "sabio de oriente" (y perdonar si no os vale con mis "sabias" comparaciones)para no alargarnos demasiado en ésta parte: "la diferencia entre observar un rayo de luz, y saber que el sol alumbra, que quema la piel, o que hace posible la vida, es la diferencia entre entender y comprender".
-¿Comprendemos las cosas, o sentimos que las comprendemos?
-¿Sólo comprendemos, cuando sentimos que hemos comprendido?
-¿Podemos comprender sin emocionarnos?
-¿Entender es sentir que lo has comprendido?

Hay determinadas personas, seguidores de idelogías, que sienten tener un papel conciliador con el resto del mundo, a veces para dar sentido a su naturaleza (diría el psicólogo), y siempre tratan de relacionar la ideología a la que pertenecen con lo que llamamos el sentido común. Y quien apela a éste, a menudo utiliza la ciencia como principal argumento:



-Los neurocientíficos parece que están de acuerdo en que las emociones participan en todo momento en nuestros pensamientos. Las emociones se encuentran en el sistema límbico, que está debajo de la corteza cerebral. Es el cerebro emocional, y está comprendido por partes como el tálamo, el hipotálamo, hipocampo, o la amígdala. Es nuestro cerebro más primitivo y más animal, ya que hace unos cuantos millones de años, los seres humanos empezamos a desarrollar una parte distinta al resto de los animales: el neocórtex. Es el cerebro racional, y del sistema límbico fluyen emociones contínuamente hacia ésta parte, para que, por decirlo de alguna manera, "sean sometidas a control". En realidad, como os podéis imaginar, la fluidez de impulsos de unas partes a otras es múltiple y constante. Pero las neurociencias(que recordemos que todavía está dando sus primeros pasos), a través de los experimentos tratan de descifrar poco a poco éstos complejos movimientos eléctricos.Para que lo entendamos de forma básica, cuando los neurocientíficos hacen ese tipo de experimentos, en los que se puede apreciar una persona con la cabeza llena de sensores, y conectada a unas máquinas, los datos de tal experimento suelen aparecer en una pantalla en la que, generalmente, se muestra una actividad en una parte del cerebro, que se compara con el mismo cerebro en otras condiciones, o directamente con un cerebro distinto, etc.
No nos interesa alargarnos mucho en éste tema, porque sobre neurociencia tenéis mucha información precisa y detallada en muchos otros sitios.Yo ahora sólo pretendo que veáis como hay teorías filosóficas, que han sido desmontadas por la ciencia, y que os  hagáis una idea del desastre que puede suponer hacer divagaciones filosóficas sin contar con los avances científicos. Porque imaginemos que nos aventuramos a escribir, a enseñar, a predicar, o simplemente a debatir sobre un tema tan clásico y popular en filosofía como es el de la razón y la pasión, y dejamos los datos de la neurociencia al margen. Como habéis visto un poco más arriba sería un grave error no contar con algunos de esos datos.
Que sepáis que hoy en día, existe un resurgimiento de personas y comunidades de personas, que deciden desarrollar una forma de"sabiduría", aislados por completo de los avances científicos. No estoy en contra de los que deciden experimentar con su cuerpo en una sala de yoga, los que deciden aislarse en un lugar a meditar, los que tratan de entregarse a las ciencias ocultas, al esoterismo, la astrología etc. Y perdonadme por meter a todos en el mismo saco, pero en todas éstas "maneras de pasar o de entender la vida" me he encontrado con personas que me hablaban de filosofía, y realmente filosofía hacen. Nadie lo puede negar, igual que no podemos negar que quien "canta en la ducha está haciendo música". Pero la música nació principalmente para entretener, o producir placer, y escuchar a determinadas personas en la ducha no es que sea muy placentero...pero hacen música. Pues la filosofía, la helénica, la que dio origen a la propia palabra, nació para ir de la mano de la ciencia. Curioso es que en mis debates de la vida cotidiana, o en otros blogs dedicados a éste tipo de misticismos que he nombrado, me he llegado a encontrar en varias ocasiones, con personas que presumían de filósofos, incluso nombraban a Platón, y por contra rechazaban de plano la ciencia -poco sabrían sobre Platón para no tener en cuenta el famoso cartel de la entrada de la Academia-.







Aprovecho para dejar una noticia, relativamente reciente, en relación a la neurociencia y el cerebro emocional:

21 junio 2013 – Un estudio realizado en Estados Unidos por científicos de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburg, ha conseguido identificar las emociones humanas en la actividad del cerebro, sin necesidad de que las personas hablen con sinceridad sobre sus sentimientos, algo que siempre había dificultado la investigación sobre las emociones porque, además, no se disponía de métodos fiables para evaluar dicha información.

Resto de la noticia:

http://www.webconsultas.com/tags/cerebro/consiguen-identificar-las-emociones-en-el-cerebro-11657

2 comentarios:

  1. Hola Diego me ha encantado leer esta publicación, por la cual te felicito.
    Para abreviar te puedo decir personalmente que...
    -¿Entender es sentir que lo has comprendido?

    Saludos, Pilar

    ResponderEliminar
  2. Hola Pilar, celebro mucho que te haya gustado, y agradezco como siempre tus amables y respetuosas visitas.
    No sé muy bien cómo interpretar la pregunta, quizás porque he invertido tanto esfuerzo en llamar a las cosas como son, que creo que he menguado mi capacidad para adivinar los dobles sentidos de las cosas, esa que tanto carácteriza a sabios poetas como tú. Por cierto, no sé si te has fijado que tienes una pregunta pendiente en mi anterior entrada.
    Un abrazo Pilar!

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!