A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

miércoles, 1 de mayo de 2013

Reflexionando sobre la escala de las cosas


Muchos han sido, a lo largo de la historia, los intentos del hombre por buscar (y a veces han encontrado claro) a través de las matemáticas, ecuaciones que se cumplan a modo de patrones en la naturaleza.Uno de los matemáticos entregados a éste tipo de causas que más me apasiona es Benoît Mandelbrot. A través de su Geometría Fractal, se llegaron a descubrir patrones naturales inimaginables como el que siguen las montañas, los árboles, las bahías, y hasta los mismos vasos sanguíneos de nuestro cuerpo. Hay otros ejemplos como el de la llamada "proporción áurea" o "numero de oro".Y si nos adentramos en otros terrenos como el de las leyes de la física,por supuesto se nos abre una cantidad enorme de ejemplos de ecuaciones que se cumplen de forma natural.Sólo poner un ejemplo más respecto a ésto último, que es el que nos encaminaría hacia la duda que posteriormente trataré de explicar.El ejemplo son las distintas propuestas que en las últimas décadas han surgido respecto al intento de unificar las cuatro grandes fuerzas por las que se rige el universo.Como muchos sabéis, tres de ellas(fuerza nuclear fuerte, fuerza nuclear débil y electromagnetismo) son las que rigen el mundo cuántico, y la cuarta, la gravedad de Einstein, la encargada de operar a gran escala con los planetas, estrellas, galaxias y en general, los grandes cuerpos que se mueven en el "vacío" del universo.Y mi intriga viene precisamente referida a la relación entre los tamaños del universo, pero no en función de las fuerzas que rigen a los tamaño.La nasa nos ofrece una aplicación interesante sobre éste tema. Ya la publiqué hace unos meses pero para quien le interese está en el siguiente enlace:
http://apod.nasa.gov/apod/ap120312.html

LAS PRIMERAS IDEAS QUE ME SURGIERON TRAS EXPERIMENTAR CON LA APLICACIÓN DE LA NASA

-1. La mente es la responsable de cambiar el entorno...
Lo primero que se me vino a la cabeza después de experimentar con ésta aplicación de la NASA son las teorías como la unificada, que han basado sus esfuerzos en investigar una relación entre las energías que imperan en los dos límites de tamaño.Y en una de las versiones de estas teorías, si que parece ser la mente humana(situada en una escala más o menos media del tamaño) la responsable de hacer y deshacer el entorno que le rodea a medida que lo va pensando.Quizás la clave siempre haya estado en investigar la manera en que el ser humano interactúa con su entorno, y por defecto se generan los fenómenos de la otras escalas. Yo sigo mostrándome un tanto pesimista con éstas versiónes de la teoría unificada, o al menos con ciertas partes de su planteamiento, y más concretamente a la hora de dar la explicación práctica a los resultados de las ecuaciones, en la cual las intuiciones de éstos científicos, como Michio Kaku, traspasan por completo el rigor de los resultados de sus ecuaciones.
-2. Ninguna especie en el universo se salta dos niveles de tamaño...
Parece ser que aún habiendo seres y materia en todas las escalas del tamaño, se establecen generalmente entorno a una escala más o menos determinada.De ahí que podamos tener ejemplos de estrellas tan pequeñas como planetas, pero no planetas tan grandes como galaxias, o de virus tan pequeños como el ADN, y bacterias tan grandes como un ácaro.Pero las cosas parecen agruparse por escalas de tamaño, que aunque a veces se confunden asombrosamente con la escala anterior o posterior, nunca lo hacen saltándose dos escalas, como los ejemplos que acabo de poner.
Para que veáis un ejemplo rápido(aunque un tanto impreciso) podríamos establecer las siguientes escalas:
Particulas subatómicas,átomos,moléculas...
Bacterias,virus y células...

A partir de aquí la medida del ser humano ya puede percibir visualmente sin necesidad de aparatos.

Termitas, pulgas, piojos y hasta pequeñas colonias de bacterias estarían en nuestro espectro normalizado de visión.
Cuando tratamos de visualizar una pulga, o un piojo, basta con acercarnos para ir clarificando la realidad. Muy común es el gesto de acercar la cara y cerrar un poco los ojos para tratar de ver mejor a un bichito de estos. Tenemos una naturaleza que nos permite curiosear con las cosas que pertenecen a la escala de tamaño de pulgas y chinches, e incluso colonias de bacterias, pero para ver escalas más pequeñas ya nos tendríamos que valer de los instrumentos apropiados. Y llegados a ciertos tamaños, como el de los átomos, ya no somos capaces de visualizarlos de la forma que estamos acostumbrados a ver las cosas, porque siempre nos valemos del reflejo de la luz para observar la realidad tal y como estamos acostumbrados a verla.

-Seres humanos, la medida intermedia.

En las escala de las cosas, mi intuición es que casi nada se suele saltar dos niveles, y creo que éste es un asunto en el que merece la pena profundizar.
Ciudades, montañas y continentes estarían en el límite de nuestra percepción visual natural. Del mismo modo que alcanzaríamos a ver planetas y satélites si estuvieran tan cercanos como la luna.En cambio percibimos los planetas lejanos, como Júpiter por ejemplo, en forma de puntos de luz, igual que percibimos el resto de las estrellas. Y es que la luz es fundamental para que los que estamos en nuestra escala de tamaño, podamos  ver, tanto lo más pequeño, como lo más grande.Exceptuando nuestra luna, podemos decir que no estamos preparados para percibir de forma natural todo lo que se encuentra fuera de nuestro planeta. Y sólo somo capaces de ver puntos de luz amarilla en la noche, que en la mayoría de los casos no se corresponde con la auténtica realidad.
Herramientas como la que nos ha proporcionado la NASA abren muchas puertas a nuevas formas de entender la realidad que nos rodea.

2 comentarios:

  1. Pero que el hombre llego a la luna es verdad?

    ResponderEliminar
  2. Pues mira Ana, ésto lo explica muy bien un señor que se llama Javier Armentia, que dirige el planetario de Pamplona, que tiene un blog que se llama "Por la boca muere el pez", y que pertenece a la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, de la cual poco menos que me echaron cuando les hablé de mi proyecto "vida para nuestros antepasados". Pero por lo general son serios, y tienen una colección de libros que se llama "vaya timo", y hablan de los bulos, como la idea de que el hombre no subió a la luna.
    Por mi parte, te puedo decir, independientemente de los datos demostrables, que si hubiera merecido la pena seguir explorando, no hubieran enviado máquinas a Marte. La gravedad que ejerce la luna sobre la Tierra, y la luz que pueda reflejar, es lo más interesante que tiene la Luna. Cualquier persona con un telescopio medianamente avanzado, y sobre todo desde algunas partes de la Tierra, puede ver con precisión lo que esconde la Luna.
    Me encanta lo imprevisible que eres Ana!

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!