A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

lunes, 27 de mayo de 2013

QUIENES SOMOS...A DONDE VAMOS...

La mayoría de las personas invertimos la mitad (o más) de nuestro tiempo en asegurarnos la supervivencia, procurándonos un sueldo o una paga que  nos proporcione comida y resguardo diariamente,así como también nos aseguramos(en el  caso de los españoles a través de la seguridad social)  "pagando por adelantado" por si caemos enfermos.También podemos observar como cada día nos cuidamos más en general,e incluso parecemos estar bastante influenciados por los consejos nutricionales que cada día nos bombardean en los medios advirtiéndonos que debemos comer ésto o lo otro...Cada día entonces procuramos cuidarnos para poder llevar una vida vigorosa y sana, y sobre todo para que se alargue nuestra vida lo más posible.Me atrevería a decir que un poco a la par de éste fenómeno social,va otro que tiene que ver con el abandono de las creencias religiosas: cuando yo era niño y creía en el Dios católico, en el cielo, en el génesis, en los mandamientos, en las bases morales de Jesucristo etc., entonces no tenía casi ningún miedo a morir,excepto el que me inculcaban mis padres cuando me prevenían de los peligros.Porque quien cree que hay una vida mejor después de la muerte,no tiene por qué tenerle miedo.
En cierto modo, a veces nos obligamos a comer cosas que no nos gustan por el simple hecho de que son saludables,y en muchas ocasiones creyendo que nos alargarán la vida(y no es ésta la discusión), o nos prevenimos de otras que creemos que nos acortarán nuestro único tiempo(tabaco,alcohol...). Es decir, que continuamente invertimos tiempo,dinero y sacrificio en alargar nuestra vida. Lo cuál es natural, porque es lo mejor que podemos hacer para vivir más. Porque nos gusta vivir bien y mucho,y no tenemos que sentirnos culpables de sentir esa necesidad. En todo caso llegaríamos a sentirnos culpables de no ayudar al que está en peor posición que nosotros, lo cual también es natural porque el ser humano es capaz de sentir compasión y piedad.
De todo lo anterior mencionado, podríamos concluir que a buena parte de la sociedad le gusta vivir bien y lo máximo posible, principalmente porque está en nuestro instinto, pero también influye el hecho de que empezamos a creer que ésta es la única vida que tenemos. Pero tampoco es que nos guste darle demasiadas vueltas a éste asunto. Es una reflexión que siempre solemos dejar a medias porque la vemos como un futuro muy...muy lejano. Sólo si se muere un ser querido nos prestamos a reflexionar un poco más sobre el asunto. Pero generalmente no nos atrevemos a indagar demasiado. Es un poco tabú podríamos decir...Invertimos mucho tiempo en preguntarnos qué es lo más saludable en cada momento, pero muy poco en la idea de la muerte, y la prueba está en que siempre se suelen oir el mismo tipo de frases entorno a la ésta idea.
Por otro lado, todo apunta, a que en un futuro lejano, la sociedad evolucionará hasta tal punto que" podrá llegar a aburrirse de vivir". Pero ésto es sólo un modo de expresarse, y un poco confuso además. Porque nosotros no deberíamos poder siquiera imaginarnos lo que es eso de aburrirse de vivir. En todo caso, hoy en día podemos encontrar personas que no encuentran sentido a la vida, o que lo pierden.Y que a pesar de estar rodeados de cosas positivas que hacer, se aburren continuamente porque hacen siempre lo mismo.

Desde luego yo no soy "un místico que dice tener "el secreto de la felicidad", pero observo continuamente brotes de aburrimiento. Y creo que uno de los problemas es que vivimos demasiado entorno al ocio, y éste engloba muchas cosas: aficiones deportivas, arte, viajes, juergas y banquetes, juegos etc.
En mi experiencia puedo decir,sobre todo cuando era estudiante, que había temporadas que dedicaba por completo al ocio : viajando, haciendo deporte, con la música, saliendo por ahí etc. Pero en medio de esos días, tenía bajones en forma de aborrecimiento que me hacían ir usando la justa medida.Todo ésto nos lleva a que si llevamos una vida en la que invertimos todo nuestro tiempo libre en ocio, es natural que algunos no conciban una eternidad así. Desde luego habrá otros que si que serían capaces de firmar por una eternidad llena de ocio, y también estoy seguro de que si a un hamster se le pudiera preguntar, firmaría por una eternidad girando la rueda. Pero el placer y la satisfacción no se obtienen sólo a través del ocio.
Hay un tipo de placer que está ligado irremediablemente a la naturaleza humana, y que ningún otro animal creo que sea capaz de sentirlo. Se trata de la satisfacción durante y posterior al aprendizaje. Y digo durante porque si aprendemos sobre lo que nos gusta, la satisfacción está presente en todo momento, y aún sin gustarnos, el hecho de alcanzar a comprender cualquier cosa, nos produce al menos unos instantes de satisfacción. De la misma forma, la reflexión, es para unos más que otros, una de las mayores adicciones que existen. Cuando decimos que "nos pica la curiosidad" estamos dando por hecho que por naturaleza, tenemos una voluntad permanente por el aprendizaje, por el conocimiento del entorno. Y voy a decirlo de forma metafórica para ensalzar ésta idea si cabe: "sólo tenemos que asomar la cabeza por el acantilado, y nos entrarán unas insaciables ganas de arrojarnos al vacío del aprendizaje".
Ahora, retomando en la imaginación sobre cómo nos gustaría pasar, ya no una eternidad, sino unos cuantos cientos o miles de años más, yo diría sin ningún temor que los pasaría experimentando y reflexionando, porque estaría seguro de que podría estar una eternidad haciéndolo, y además sería un continuo placer.
Y recordar que no sólo se reflexiona y experimenta con la ciencia, sino también con el amor, la bondad, la alegría, la paz, la amistad, la fraternidad, la diversión, EL OCIO, la pasión etc. Todas éstas ideas, y muchas otras, incluso las del "pelo o la basura" como dijo Sócrates, son susceptibles de ser analizadas, reflexionadas, clasificadas, y conectadas unas con otras y con el resto...Y a medida que evolucionamos ellas también lo van haciendo, se ramifican, se transforman, y así la reflexión se convierte en la causa más compleja y eterna que el ser humano ha tenido y tendrá.
Tenemos que aspirar a ser capaces de diseñar los instrumentos que nos alejen del trabajo mecánico. Así los seres humanos nos dedicaríamos exclusivamente a pensar en cómo mejorar las cosas en general y en particular, que a medida que vayamos evolucionando deberían dejar de basarse en el consumo material, para centrarse en las aspiraciones y la organización de las ideas, que como hemos dicho es una causa, además de placentera, inagotable.
Que nadie me malinterprete porque no pretendo que dejemos de vivir la vida para dedicarnos a la reflexión, porque sin tener vivencias habría poco de lo que reflexionar. De lo que se trata es de que todos dediquemos cierto tiempo a reflexionar sobre todo lo que hacemos, porque es tan satisfactorio o más que hacerlo.
Todavía tenemos mucho camino para asegurarnos la supervivencia como especie. Hasta ahora lo habíamos hecho como el resto de los animales, de forma instintiva. Pero ya empezamos a ser conscientes y estamos empezando a poner en practica la inteligencia para asegurar la permanencia de nuestra especie.
De la misma forma que los individuos de las sociedades desarrolladas, incluso sociedades enteras, han pasado de tratar de sobrevivir a tener aspiraciones, como especie también llegaremos a ser conscientes de otro tipo de aspiraciones a nivel global que irán surgiendo. Hoy nos preocupamos por el hambre del tercer mundo, y dentro de muchos años lo haremos por las sociedades en las que todavía haya gente que tenga que trabajar para sobrevivir. Pero cuando todos nos dediquemos exclusivamente a mejorar las cosas, surgirán causas de todo tipo para seguir mejorando, y quizás entre las causas pendientes haya grupos solidarios que se dediquen a tratar de revivir a sus antepasados, fabricándoles un mundo a parte, acorde con su tiempo, y a poder ser mejorado. Quien sabe si perdonando a buenos y malos, porque a éstos últimos su naturaleza(susceptible de subsanar como si de un coche se tratase) la sociedad, y las circunstancias los hicieron así.
Sería como el paraíso del que tantas religiones han hablado.Los que me conocéis ya sabéis que sobre éste tema hablo bastante. A veces doy por hecho que ocurrirá irremediablemente, y otras pienso que como todo está en manos del azar, sino luchamos no lo conseguiremos, y muy pocas son las veces que creo que no se conseguirá.
Hace muchos años que no creo en el Dios de la religión católica con la que me educaron, pero a medida que me he ido adentrando en el mundo de la ciencia, me he dado cuenta de que en el universo(ese tan grande del cual la biblia tan pocas veces me habló) nada es un caos, y todo está minuciosamente entrelazado de forma natural. Nosotros no lo hemos inventado, y quien haya sido el artífice de tal obra tan minuciosamente codificada, no sabemos con certeza si la dejó abandonada a su suerte, o la sigue velando. O si nosotros somos solamente como una colonia de hongos, que ha brotado en un rincón del universo, y que no nos  harán desaparecer mientras no molestemos demasiado. Así que mientras no conozcamos la realidad de nuestra misión, yo propongo la alternativa de evolucionar en todos los aspectos lo máximo posible. Porque el camino será mucho más agradable. Y porque quizás un día, después de muertos, nos despierte alguien dándonos una cálida bienvenida a un mundo nuevo.

Para quienes no me conozcáis, no sé si el siguiente enlace servirá para consolar vuestro miedo a la muerte, o para pensar de mí algo peor que lo que acabáis de pensar al leer éste texto, pero es necesario saber la historia completa, así que ahí os lo dejo:

http://diego-msica.blogspot.com.es/2013/04/a-medida-que-las-personas-dejan-de.html

2 comentarios:

  1. Haces muy bien Ana. Debemos sustituir el miedo a morir por las ganas de vivir!

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!