A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

domingo, 21 de abril de 2013

¿QUE PENSÁIS DEL AMOR?


.

La palabra “amor” es otra de esas  que yo llamo “comodines de la pereza expresiva”, y que al igual que ocurre con el término “felicidad”, usarlos de modo genérico puede provocar a menudo malas interpretaciones, que nos pueden  llevar incluso a debates y discusiones un tanto absurdos, por el hecho arrancarlos desde el punto equivocado. Preguntas como la que viene a continuación, contribuyen a mantener el caos y la confusión con respecto a la idea del amor, y más concretamente, del amor pasional. Y me preocupa especialmente porque sale a menudo en los medios de comunicación, y además, suele estar presente en muchas conversaciones a nivel cotidiano:
-¿Cuál es el auténtico amor: el flechazo o el del paso de los años?
Es una pregunta trampa, que se encierra en si misma y no deja margen al debate ni al progreso, porque se resuelve pronto si lo vemos desde un punto de vista práctico, que es el que nos interesa a la mayoría. Y la respuesta se basa principalmente en la experiencia:
-Todos tenemos conocimiento de amores en los que la pareja en cuestión, al principio no le ha puesto muchas ganas, es decir, que no habían sentido ese flechazo que nos hace comportarnos de forma distinta, y hacer y decir alguna que otra tontería. Pero aún así, con el paso de los años, hemos comprobado que esa pareja por la que “no dábamos un duro”, ahora son cómplices e inseparables. Y del mismo modo, hemos tenido experiencia de muchas parejas que han sentido ese flechazo, y que luego se han ido desgastando con mayor o menor rapidez acabando por separarse.
Hemos puesto como ejemplo los dos extremos, simplemente para tener, los dos puntos de referencia, que nos permitan movernos en un cierto equilibrio. Porque lo cierto es que la mayoría de las parejas , como habréis observado, no han comenzado en “blanco” y terminado en “negro” o viceversa, sino que han tenido momentos de mayor o menor intensidad pasional. También hay parejas que manifiestan que nunca fueron felices ni estuvieron enamoradas. O los que afirman que toda la vida han sentido lo que sintieron en ese primer flechazo. Aquí parece que es una cuestión de “creer o no creer” lo que te cuentan que han sentido. Pero a veces solemos confundir nuestros sentimientos, y sobre todo nuestros recuerdos, los cuales juegan un papel fundamental  para construir nuestra experiencia.
Yo personalmente he sentido muchos flechazos durante mi vida con distintas personas. Y por llevar once años en pareja, he experimentado lo que yo llamo “el reenamoramiento”, que no tiene mucho que ver con lo que entendemos por flechazo, el cual suele comenzar con una incertidumbre por si serás correspondido, y si podrás llegar a besar o acariciar a la persona amada. Y no creo que nadie que lleve cierto tiempo amándose en pareja, pueda experimentar esas sensaciones con la misma persona: salvo en algunos casos de parejas que han roto, y uno de los dos, o los dos, quieren deseosamente volver. En éste último caso si que puede revivir esa sensación de incertidumbre de si la otra persona estará dispuesta o no. Incluso me atrevería a decir que los sentimientos son mucho más intensos además de parecidos a los del llamado “flechazo”.

Lo que sigue a continuación no está enlazado así que tenéis la oportunidad de elegir la aparte que más os preocupe sobre la idea. Precisamente lo he hecho de ésta forma para que os animéis a comentar en la parte que os parezca más interesante. Incluso para quien se decida a aportar puntos de vista distintos, que los hay pero yo considero que no debo extenderme tanto, así aquí dejo el índice :

1.Tipos de amor en la cultura griega y romana.
2.Un rápido repaso por Platón.
3.Un contraste con lo que hoy entendemos por amor platónico.
4.Mi idea del amor platónico.
5.El amor en paleontología según Juan Luis Arsuaga.
6.El amor en psiquiatría según Jose Luis G.Rivera.
7.El amor en neurología según Hugo Liaño.
8.Los tipos de amor en psicología.

1.TIPOS DE AMOR EN LA CULTURA GRIEGA Y ROMANA:
1. Amor divino.
-El Ágape. Es el tipo de amor que proviene directamente de Dios. No espera una recompensa,    ni siquiera una aceptación propia. Es el amor de Cristo. Es amar a toda costa, sin esperar nada a cambio y cueste lo que cueste.
2. Amor humano.
-Storgos: en griego "afecto natural". Es un amor casi universal de querer proteger o ayudar. Es el amor entre padres e hijos, o entre hermanos. Se enfoca principalmente sobre asuntos de solidaridad y necesidad. Es un amor que da , pero también tiene que sentirse apreciado. Es un sentido de preservación mutua más que de moralidad.
-Eros: es el amor sexual o erótico. Busca sobre todo satisfacerse y llenar sus propias necesidades con la otra persona. Estaría muy presente en lo que hoy llamamos el enamoramiento, y más ligado a lo que entendemos por "pasión" y "romanticismo". Hoy en día la raíz más directa la conservan palabras como erótico, erotismo etc.
-Philos: Sólo dejando significado para la amistad. Hoy en día tenemos una enorme variedad de palabras entorno a ésta raíz como filosofía, zoofilia, filantropía, filatelia etc.

2.EL AMOR EN PLATÓN:
Leyendo a Platón y viendo el origen de lo que es la teoría del amor según Platón en sus "Diálogos" nos damos cuenta que lo que hoy se piensa sobre lo que es el amor platónico es muy diferente a lo que Platón escribió sobre ésta idea.
En sus Diálogos Sócrates le dice al joven Lisis: "el amor es desear que la persona amada sea lo más feliz posible" dice también "lo semejante es amigo de lo semejante". Esta idea abre una polémica sobre la búsqueda de lo semejante a la hora de ser atraídos por una persona.
Una afirmación fundamental del amor en Platón es la siguiente: "El amor es una forma de necesidad que tiene una meta y su relación con esta meta es de deseo, de exigencia. El amor anhela siempre lo bello y lo bueno y, por tanto, no es ninguno de éstos sino algo intermedio entre lo bello y lo bueno. El amor, dice, no puede ser considerado un dios, porque si fuera un dios no amaría, puesto que en un ser perfecto es imposible que haya anhelo, deseo o pasión. Por lo mismo, el Amor es un ser entre mortal e inmortal, es decir, un espíritu". " La meta real del amor es la belleza, la cual , según Platón no es diferente del bien. Esto significa que el amor busca la felicidad, es decir, la posesión del bien, al cual tiende todo el género humano."
La otra exposición importante acerca del amor, Platón la realiza en el diálogo el Fedro, en él habla de la palinodia:

¿En qué consiste esta palinodia? Se trata del mito platónico del viaje del alma que arrojará luz no sólo sobre la verdadera naturaleza del Eros, sino también sobre el alma y las ideas eternas, principios indispensables para comprender la naturaleza del Amor. Según enseña Sócrates el amor es primordialmente una especie de locura -manía- que proviene de los dioses, vale decir, divina. Es una manía porque es una emoción irracional, aunque alcanza su más alta expresión sólo cuando se une a las claridades de la razón: por ejemplo, en el amor filosófico de la verdad y de la belleza. Más aún, el Eros es el origen psicológico de la búsqueda del filósofo, puesto que el punto de partida del movimiento y la fuente principal de la acción residen en el alma.
En síntesis, tanto en el Fedro como en el Banquete -a pesar de sus desarrollos diferentes- hallamos los tres mismos tipos de amantes. "El más bajo de ellos corresponde a quienes están poseídos por la pasión meramente física y egoísta. Un poco más arriba está el amante moderado que al no ser un filósofo verdadero termina complaciendo su impulso sexual, aún cuando lo maneja racionalmente. Y ello debido a que su autocontrol es defectuoso. Se trata, en verdad, de un estado intermedio y que es positivo en la medida que prepara para la vida filosófica.

En la cima de esta escala de amantes se halla el auténtico filósofo, quien está más allá de toda servidumbre a lo sexual. Aquí los amantes pertenecen al mismo sexo y su meta no es otra que la inspiración recíproca en la investigación de la verdad y del bien. Y aunque este amor tiene un fundamento en el instinto sexual, los amantes han tenido la fuerza y la sabiduría para sublimarlo en una pasión por el estudio en común. Éste es, también, el verdadero significado del "amor platónico" del que tan imprecisamente se habla.
3.Lo que llamamos hoy “amor platónico”.
Hoy día, cuando hablamos de amor platónico nos referimos al amor en la imaginación y en la fantasía que nos proporciona el pensamiento, en el que el amante se funde con la persona amada en lo que las riendas de su imaginación y hasta donde se puedan o se deseen llevar. Por eso nos enfocamos, tras la exposición de las ideas platónicas del amor, hacia lo que hoy día se considera, y por tanto nos basaremos en lo que todos a primera vista pensamos que  es un amor platónico.

El amor se vive no hacia fuera, sino hacia dentro. Más que el amor apasionado, es un amor en el que hay mucha intimidad en el sentido que la persona lo vive dentro de sí misma.
El amor platónico crea una ilusión en un mundo que tiende a la desilusión y al desamor, y es inspiración de poetas y artistas a lo largo de todos los tiempos. Las personas con una visión romántica de la vida, que están dentro de la emoción cuando procesan la información, y las personas intelectuales introvertidas que procesan la información a través de la intelectualidad en la observación, son las más susceptibles de tener algún amor platónico. Los intelectuales posiblemente lo expresaran a través de sus escritos y sus reflexiones y los románticos a través de su expresión creativa o artística que les caracteriza.
4.Mi idea del “amor platónico”
A pesar de que la idea que tenemos hoy no se parece mucho a la original(la de Platón),  podemos decir que ésta idea lleva ya muchos años entre nosotros, y seríamos bien capaces de identificarla siempre y cuando se manifestase en sus formas más radicales:
-El amor platónico de un hermano a una hermana, o un hijo a su madre…
 Los ejemplos han sido pocos a lo largo de la historia, pero los ha habido. Y todavía podemos tener sensaciones un tanto desagradables cada vez que escuchamos esas historias…y parecen comprensibles porque, al menos yo, no he observado nunca manifestaciones tales en ninguna familia, ni de mi entorno, y ni siquiera he conocido ningún caso real nunca.
-A veces” la prohibición”(ya sea o no cuestión de parentesco) o el impedimento de manifestar un amor hacia alguien se va suavizando, como puede ser el caso de primos, tíos, sobrinos, cuñados, esposos/as de amigos, amigos/as de esposos/as, e incluso una simple atracción por una persona emparejada, en otras culturas manifestarlo sería directamente confesar un delito. Mientras en la nuestra lo que provoca es cierto rechazo social, además de morbo.Y muchas veces afecta directamente a las posibles amistades que se podrían dar de forma natural entre un hombre y una mujer. Y voy a decir más, y que nadie se asuste, porque me atreva a manifestar que casi todos hemos tenido alguna vez, sobre todo en la adolescencia, algún tipo de deseo sexual con alguna persona de esas que nunca nos atreveríamos a mencionar. Pues cuando observamos manifestaciones de, ya no digamos sexo, sino simple amistad entre dos personas, de ese que está socialmente inaceptado, al criticarlo estaríamos cayendo en la intolerancia de no comprender sentimientos hacia personas “prohibidas” que un día nosotros tuvimos, tenemos o tendremos, e incluso más “graves” aunque fuera sólo de pensamiento. El amor platónico no aparece sólo en un amor pasional prohibido, sino también en una amistad prohibida, consecuencia de verla como un amor pasional en potencia. Y cuando se trata de un amor ya no platónico sino recíproco(pasional o de amistad),  la única diferencia  con un amor aceptado socialmente, sería que a las víctimas o afortunados(según como se mire)les ha tocado, sin más , y que posiblemente si no se hubiesen conocido en esa posición inaceptable socialmente, hubieran llegado a transformar ese amor platónico en uno real, consumable, manifestable…Aunque también puede ser que a veces sea la misma situación del sentimiento prohibido la que hace surgir un amor platónico. Por tanto, podemos deducir, que si no hubiera tal prohibición, es decir, que si fuera socialmente aceptado, se sabría enseguida quienes  se atraen por motivos “naturales”, y quienes han desarrollado su amor platónico con la propia prohibición de poder manifestarlo.
En mi opinión puede que el modelo familiar que hemos cultivado durante cientos de años en las sociedades occidentales, ha puesto algunas barreras al sentimiento del amor en el sentido pasional, y que por defecto se ha extendido hasta el punto que un hombre y una mujer cuando tienen pareja, se ven limitados a hacer ciertas amistades por provocar los celos de su pareja o los comentarios de su entorno social. Y si bien no me atrevo a postularme en favor de las relaciones amorosas y sexuales abiertas entre parejas, es porque la mayoría de la sociedad no estaría preparada para semejante cambio, y creo sinceramente que traería una serie de consecuencias muy negativas, pero no por culpa de éstas prácticas, sino por falta de asimilación por parte muchos sectores. Lo que si me atrevo a animar a cualquiera, es a que ponga en práctica en su pareja una relación abierta a cualquier amistad, por susceptible que sea de comentarios ajenos o de celos por parte del miembro pasivo de la pareja. Y muchos pensareis que esto es natural porque tendemos siempre a hacer amistad antes con las personas del mismo sexo, pero eso es sólo un mecanismo de supervivencia: si dentro de un grupo de parejas mostramos más disposición a la amistad con las personas de nuestro mismo sexo, nos garantizamos que no haya ningún tipo de rivalidad con la pareja de quien estamos fomentando amistad, y por otro lado también nos aseguramos de que el resto del grupo no nos vea como una amenaza potencial para su propia pareja. Pero para eso sirve precisamente la reflexión filosófica, para reconocer éstas situaciones y no ser presa de estos sentimientos que a veces tensifican éste tipo de reuniones tan numerosas en la sociedad. Y que no permiten el desarrollo de otro tipo de sentimientos positivos que contribuirían al disfrute común.
Cuando un amor pasional o de amistad se encuentra en el límite de la aceptación social, la tolerancia, el respeto y la satisfacción de ver a dos que se aman, se suelen rendir ante la crítica, la destrucción y el rechazo. Causados éstos últimos por la cultura heredada de generaciones y generaciones que han convivido y siguen haciéndolo sobreviviendo instintivamente unos a otros. Un instinto de rivalidad entre machos y hembras que garantiza la supervivencia social a base de fidelidad.
Menos mal que la filosofía nos ayuda a abstraernos para ver los problemas, atreviéndonos incluso a enjuiciar las costumbres y los sentimientos más primitivos.

5.LA PALEONTOLOGÍA
Juan Luis Arsuaga. Biologo, paleontologo y codirector del proyecto Atapuerca.
¿El amor es patrimonio del ser humano?
La pregunta admite doble respuesta. Por una parte, este sentimiento, entendido como vínculo, lo encontramos en otras muchas especies que son aún más monógamas y fieles que el ser humano. Como sentimiento, sí es exclusivo del ser humano.

¿Cuánto de cultural y cuánto de biológico tiene esta emoción?
La biología rara vez reemplaza a la cultura. Ni esta a la biología. Lo que sí ha hecho la cultura en este caso es superponerse y crear una nueva dimensión del amor a partir de una base natural.

¿Cómo ocurre ese salto evolutivo del instinto sexual y de reproducción del humano a la pasión amorosa?
Antes habría que acotar exactamente el concepto “amor”, algo que aún no hemos logrado los científicos. Manejamos el término desde la intuición. Si se entiende como un sentimiento, una vivencia, una pulsión que crea vínculo entre dos individuos, entonces podemos decir que empezó a forjarse hace unos dos millones de años, cuando la infancia y la etapa de desarrollo comenzaron a prolongarse y la necesidad de dependencia se hizo mayor. Es así como la exigencia de colaboración del padre se transformó en un vínculo de pareja que se ve reforzado por un sentimiento o atracción.

6.LA PSIQUIATRÍA
Jose Luis G. Rivera. Director del Instituto de Investigación Psicosomática
¿El amor es, como dijo Freud, “locura pasajera”?
Es una locura que se inicia con la atracción física, que origina un torbellino de emociones. Las responsables son ciertas hormonas, como la adrenalina y la dopamina, causantes de esa euforia. Luego, al decaer ese estado, el vínculo amoroso empieza a reposar en otros valores, como compañerismo, cariño. 
¿Por qué algunos nunca superan un fracaso sentimental?
Después de esta eclosión hormonal, la ruptura hace que el individuo sufra un estado similar al cuadro de abstinencia de un drogadicto. Por otra parte, hay un componente psicológico que deriva de la sensación de pérdida que algunas personas no aceptan.
¿Puede afectar al juicio?
Existen alteraciones muy graves. El síndrome de Clerambault, o erotomanía, que es la creencia ilusoria de ser correspondido por otra persona. O las relaciones posesivas.
¿Se cura el mal de amor?
Una de las técnicas más eficaces es la llamada catexis, un proceso en el que la meditación ayuda a superar el proceso de duelo y a aceptar la ruptura sin rencor.
¿Se puede morir de amor?
Sí. El desamor puede provocar depresión y trastornos que conduzcan a la muerte.

LA NEUROLOGÍA
Hugo Liaño. Neurólogo y autor del libro 'El conflicto de los sexos'
¿Qué sucede en el cerebro del enamorado?
En plena pasión desbordada, se activan las áreas del cerebro emocional, suben los niveles de dopamina y de péptidos opiáceos, y el sujeto está poseído de una felicidad indescriptible. No atiende a razones y solo se satisface junto a la persona amada, que, para otros, puede ser un personaje corriente e incluso detestable. Además, el hipotálamo exacerba el impulso sexual. Al tiempo que esto sucede, el cerebro del enamorado tiende a desactivar las áreas de conexión, o de la razón. Decía Zaratustra que “hay algo de locura en el amor”. Otro hecho curioso es que en las primeras fases del enamoramiento la serotonina desciende a niveles similares a los que tienen los pacientes con TOC (trastorno obsesivo compulsivo). Y es que el enamorado es sumamente obsesivo en la relación.
¿Ese estado beneficia al cerebro?
En cuanto tenga de felicidad beneficia al cerebro y a todo el cuerpo humano; en cuanto tenga de estrés, no, pues eleva la presión arterial y la frecuencia cardíaca.
¿Qué ocurre cuando sufrimos desamor?
Que las mismas áreas cerebrales que nos dieron alegría exultante nos hunden en el abatimiento. Las sustancias neurotransmisoras, antes con elevados niveles, se baten en retirada y solo se encuentra ayuda en los tranquilizantes. Es otra forma de perturbación, porque las áreas de la razón y el buen juicio siguen aletargadas.
¿Conseguirá la ciencia un estado de enamoramiento perpetuo?
Decididamente, creo que no se podría ni debería lograr algo así.
LOS TIPOS DE AMOR SEGÚN LA PSICOLOGÍA
Amor Compañero y Amor Pasional
Hatfield y Rapson fueron los primeros en dividir el amor en dos tipos:
Amor Compañero o Camaradería: tiene un alto grado de apego, compromiso e intimidad, aunque esta desprovisto de pasión. Es el que sentimos por nuestros familiares o amigos.
Amor Pasional: es el amor que sentimos por la novia o por la chica que conocimos este sábado pasado. Es mas intenso que el amor compañero, esta muy marcado por la sexualidad y el romanticismo.
Teoría Triangular del Amor
Según esta Teoría, formulada por Robert Sternberg, existen tres componentes diferenciadas en el amor:

Pasión: deseo de estar con la otra persona y que el sexo con ella sea gratificante.

Intimidad: Capacidad de compartir nuestros deseos , sentimientos y secretos con la otra persona.

Compromiso: Certeza de que pase lo que pase esa persona no nos olvidara o dejara en la estacada.

Por tanto se plantean 6 clases de amor por combinación de estos elementos:
Confianza – Amistad: cuando únicamente existe Intimidad. Por ejemplo, la relación que se puede tener con un psicólogo con el cual tenemos mucha confianza. También se aplica al cariño que sentimos por un amigo.
Encaprichamiento: sólo hay Pasión, y se caracteriza por existir únicamente deseo sexual. El llamado amor a primera vista.
Amor Vacío: un amor donde sólo hay Compromiso: la Pasión y la Intimidad han muerto o jamás existieron.
Amor Fatuo: existen Pasión y Compromiso. Es más intenso que el encaprichamiento.
Amor Romántico: existe la Pasión y existe la Intimidad.
Amor Sociable: Intimidad + Compromiso ,es el que se da en las parejas que han perdido la pasión.
Amor Completo: un amor con las tres características se supone que es el amor ideal, aunque según la psicología no suele durar mucho: es dificil de mantener y suele derivar en alguno de los otros tipos de amor.


6 comentarios:

  1. Hola vine a contestar tú pregunta, que es para mí el amor...
    Si, el amor tiene muchas definiciones como bien lo has dicho tú, pero para mí no es más que un estado de animo, uno decide ser feliz y por tanto así es el amor uno decide amar y punto es cierto que influye el cerebro y los estimulos que este nos lanza a todo el cuerpo pero ese estado de enamoramiento dura mientras nos acostumbramos a la dopamina por eso es que es tan corto, pero el amor lo que se dice amor es solo cuestión de desición y perseverancia uno decide como cunado donde y de quien, lo demás ya es una lucha con uno mismo y con el otr@ .

    interesante blog, me gusto como escribes, feliz día.

    ResponderEliminar
  2. Hola, bienvenida y me alegro de que estés por aquí.A mí también me gustó tu blog, por eso me interesa especialmente tu opinión. Aunque éste comentario que me has hecho me parece que no te lo has trabajado mucho en comparación con lo bien que lo haces en tu blog. Espero, de buen rollo, que escribas otra vez, y te extiendas un po o más.
    Bueno, yo no creo que la palabra decisión sea aplicable al amor, en todo caso lo sería para frenarlo. A la hora de adivinar quien se va a enamorar o de quien, cuándo y cómo, la ciencia todavía tiene poco que decir. Donde si que tiene que decir, es a la hora de clasificarlo una vez que el amor ya se ha manifestado.Precisamente el motivo por el que me decidí a exponer las distintas perspectivas sobre el amor fué para tratar de no llamarlo simplemente amor, porque a la hora de explicar cualquier cosa referente a éste tema, no se sabe muy bien si se refiere al amor pasional, al que las parejas cultivan con los años, al fraternal etc.
    Aprovechando que has nombrado la dopamina, te invito a que leas una noticia sobre un descubrimiento acerca de la dopamina y del concepto que tenemos de ella. Está en el siguiente enlace: http://diegomsica.blogspot.com.es/2013/01/la-dopamina-no-regula-el-placer.html
    Un saludo y espero no haberte espantado!

    ResponderEliminar
  3. Pues respondo brevemente, ya que he dedicado una entrada en mi blog sobre esto,(pásate si quieres) pero siempre he pensado que con lo referente al amor, siempre faltarán palabras..un saludo:)

    ResponderEliminar
  4. Hola Diego, en primer lugar gracias por tú amable visita a mi humilde rincón de Palabras sueltas. Un complicado tema dejas abierto, "AMAR"
    Una palabra tan sumamente sencilla y tan compleja a la vez.
    A lo largo de nuestra vida creo que vamos conociendo diferentes etapas a nivel amoroso, bastante lógicas y facil de explicar y comprender. Cuando se ama de verdad, no hace falta tanta conjetura sobre los diferentes estados de enamoramiento.
    Afortunadamente llevo varias decadas casada, lo unico que considero es que debemos cuidar a fondo y a diario el tema de "convivencia"
    uno de los mayores problemas y de fracasos en la actualidad.
    Espero que mi comentario te aporte algún hilo de interes sobre este interesante tema abierto con sus diversos matices y criterios.
    criterios.
    Saludos, Pilar

    ResponderEliminar
  5. Hola Pilar, gracias por devolverme la visita, se nota que eres responsable con lo que dices y se dice en tu blog, y eso dice mucho de los autores... No tengo dudas de que si llevas algunas décadas en matrimonio sabrás mucho acerca de éste estado y de la vida en pareja, ¿que te van a contar a ti verdad?
    Yo como soy un apasionado de la filosofía(otra forma de amor) me es inevitable hacerme preguntas, incluso sobre lo que aparentemente parecen ideas inabordables, como en éste caso la idea de amor o amar. Y desde un punto de vista filosófico el campo de las preguntas se extiende demasiado lejos, hasta tal punto que llegas separar la idea del amor de costumbres como la monogamia, propia de nuestra cultura, pero no de todas las culturas, y la idea de amor, a mi juicio como todas, deben abordarse de lo general a lo particular. Por tanto si hablamos de un amor que se alarga en el tiempo, como tu matrimonio, y con todos mis respetos, estaremos hablando de una clase más de amor o de amar. Pero no de la única.
    Cuando dices "cuando se ama de verdad...", me parece muy arriesgado porque das por hecho que posees una verdad sobre el amor, pero lo importante viene después cuando dices que "no hace falta tanta conjetura sobre los distintos estados de enamoramiento", y a mí me parece justamente lo contrario, porque cuando uno ama, si sabe la teoría un poco más precisa sobre lo que está sintiendo, puede, como norma general, incluso disfrutarlo mejor. Pero el amor es algo muy complejo como tú dices, y casi cualquier teoría al respecto es muy difícil de demostrar.
    Lo que si que me resigno Pilar, con ésto como con todo en la vida, es a dejar que los sentimientos fluyan por mi cuerpo sin tratar de materializarlos mediante la razón. Todos somos filósofos, pero la pasión y la curiosidad por descifrarlo todo, a algunos nos hace meternos en terrenos demasiado "escarpados".
    Te seguiré en tu blog, humilde como todos, pero en tu caso lleno de experiencia, y te doy la bienvenida y que te animes a hacer algunos comentarios.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Diego, tú contestación al comentario no deja a nadie indiferente..."los filósofos que grandes sabios" mi hija también lo és
    por lo tanto os admiro profundamente, teneis una conexión con el universo muy diferente del resto de los mortales, por lo cual me enorgullezco enormemente.
    Feliz fin de semana, saludos Pilar

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!