A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

domingo, 28 de abril de 2013

Después de la supervivencia como especie, ésta es la causa más importante del ser humano.


A medida que las personas dejan de creer que Dios rescatará su alma para llevarla a "un paraíso", van surgiendo distintas corrientes que usan razonamientos para intentar darle sentido a la muerte. Por ejemplo, hay quienes se consuelan diciendo que "seremos energía",o que "pasaremos a otro nivel", e incluso quienes justifican la muerte creyendo, sin practicar el budismo eso sí, que se reencarnarán. Pero hay dudas que no terminan de consolar a quienes proponen este tipo de creencias:
-¿Con qué ojos veremos?¿como oiremos?
-¿Cómo recordaremos quienes eramos si la memoria quedó en el cerebro?
-¿De que sirve transformarnos en energía u otras cosas, si no tenemos conciencia de nosotros mismos?
-¿Por qué partimos de la base de que tiene que haber sentido para la muerte?¿y si no lo hay?
Si nos basamos en nuestra experiencia personal tiene sentido pensar que no hay nada.Y en todo caso,que lo que tenga que venir llegará queramos o no.Nada nos demuestra que nos reencarnaremos.Y nada confirma que seremos más energía que la que sale del enchufe.
Con el paso del tiempo, el ser humano tratará de alargar su vida lo máximo posible.En el futuro seguro que se vivirá más, y más cómodamente.Hoy en día, la mayoría de las personas mueren sin desearlo,con un cuerpo y una mente muy envejecidos, y sin poder hacer nada al respecto.Así que dependeríamos de la solidaridad de los seres humanos futuros, para que en el momento de nuestra muerte, hayan inventado alguna alternativa para que sigamos viviendo (y a poder ser sin un cuerpo envejecido).La sociedad de hoy ha llegado a un punto lo suficientemente avanzado para que haya comunidades que se preocupen por el bien de los más necesitados, e incluso de los animales, o del planeta.Por lo que no es descabellado pensar que en el futuro habrá asociaciones que se dediquen por solidaridad a procurar vida después de la muerte.
Hoy en día invertimos mucho tiempo en procurarnos salud,para una mejor calidad de vida, pero sobre todo para apurar los años al máximo.Si nos dicen que teniendo tal hábito vamos a vivir cinco años más, lo cumplimos estrictamente.Y si nos dicen que ciertos hábitos acortan la vida,hacemos lo posible por dejarlos, y si no lo hacemos es por adicción o falta de consciencia al respecto.
¿Por qué no invertir algo de tiempo en un proyecto para continuar viviendo después de la muerte?
Es lo primero que deberíamos tener claro antes de comenzar cualquier proyecto al respecto.Y ahora voy a poner un ejemplo de un posible camino por el que los seres humanos del futuro podrían procurarnos a nosotros, sus antepasados, "vida después de la muerte".

-Proyecto "vida para nuestros antepasados".

Este proyecto consistiría en que los humanos del futuro,llegados a los avances científicos necesarios, serían capaces de recuperar, sin necesidad de viajar al pasado, la información suficiente sobre nosotros como para reconstruirnos en el futuro.
Son varios los caminos en los que se podría empezar a investigar, o promover investigaciones ya existentes al respecto,y todos se basarían principalmente en la información:
-Como dice Vlatko Vedral, la materia se rige por la información cuántica, la contenida en los átomos.Además Carl Sagan ya dijo eso de que "somos polvo de estrellas". Shannon Claude y otros muchos "han elevado la información a la categoría de la energía y la materia". Así que quizás algún día descubramos que hay mucha más información de la que nos pensamos. Puede que tanta como para que esté recogida en un sólo átomo, toda la referente a nosotros, y que seamos capaces de reproducir esa información con objeto de, aunque suene mal, "revivir a los muertos", o sea a nosotros. Después de la información cuántica, resulta que los seres vivos estamos compuestos por otro nivel de información: la genética.No sabemos si habrá algún tipo de conexión entre estos dos niveles de información, pero nos facilitaría mucho el camino un descubrimiento que revelase que absolutamente todo lo que sucede en la naturaleza deja una huella, como dicen algunos físicos. Lo que ya sabemos manipular es la información genética a través de la clonación. La diferencia entre lo que se propone en éste texto y la clonación , es que mientras ésta última es capaz de crear un nuevo ser con características idénticas a uno existente,nuestro proyecto propondría reproducir al mismo ser que ya existió, pero no haciendo una copia, sino devolviéndole la propia vida. Pero para poder trabajar en ésto tendríamos que descubrir mucho más sobre los límites de la información genética referente a nuestra psicología, a nuestra personalidad, a nuestro "yo".Y esa es la gran asignatura pendiente: descubrir qué es lo que nos hace ser nosotros mismos, reconocernos, recordar quienes fuimos, y ser conscientes del entorno que nos rodea.
Tendríamos por tanto dos caminos a seguir, y los dos basados en la información:
-Por un lado, descubrir hasta qué punto la información genética es capaz de revelar lo suficiente para poder reconstruirnos a nosotros mismos(no a una copia de nosotros), con nuestra consciencia, nuestra memoria, nuestra conciencia y todo lo que nos hace reconocernos y ser conscientes del entorno. Pero ésto tendría una gran pega, y es que no habría esperanza para quienes no hubieran podido guardar una sola partícula de si mismos con la que poder reconstruirles. Para eso tendría que haber en la naturaleza otra opción. Y como yo soy de los que creen que en la naturaleza están todas las opciones y sólo hay que descubrirlas, confiaría en la segunda...
-La segunda opción, también ligada al hecho de que todo en el universo se compone de información, pasaría por descubrir que todo lo que se sucede deja una huella a nivel atómico o subatómico, y para confiar en ésta posibilidad os aconsejaría leer primero "Una teoría matemática de la comunicación", de Shannon Claude, y por supuesto "Decodificando la realidad", de Vlatko Vedral. Y como bien sabeis que la energía no se crea ni se destruye, nuestros átomos, en los que estaría toda la información sobre nosotros, estarían circulando por muchos millones de años en el universo. Después habría que encontrarlos y empezar a sacarles la información. El tiempo ya no sería un problema porque sería tanto como durase ésta causa, la cual a mí me parece, después de la supervivencia de nuestra especie, la más importante que podemos perseguir.
Hoy en día la polémica "estaría servida", pero dentro de muchos años, cuando cada vez más gente pueda alargar su vida a base de recambios biónicos, empezaremos a ver las cosas de otra manera, y a darle menos importancia al cuerpo que nos viene dado por naturaleza.Y empezará a ser cuestión sólo de nuestra propia mente, que es lo que importa.Así que buena parte de la responsabilidad del proyecto estaría en manos de las neurociencias.
Parece que esto de procurarse vida después de la muerte estaría repleto de condicionantes, pero un asunto que hasta hoy era cosa de Dios, nadie puede decir que será fácil...por eso todavía se complicaría más a la hora de organizar el nuevo mundo:
-¿Que criterio se podría usar para vivir en otro mundo eternamente sin cansarnos de vivir en el?
En principio, el hecho de que pudiéramos estar cómodamente en ese mundo algunos miles de años ya sería apetecible comparado con nuestra corta estancia en el mundo que nos ha tocado vivir.
Con los avances de las neurociencias, dentro de veinte mil años, nuestros descendientes sabrán mucho mejor que nosotros como ser más felices, y no necesitarán preguntarnos si queremos vivir más o como queremos hacerlo.Irremediablemente sabrán de nuestros gustos mejor que nosotros mismos.Quien sabe si todo lo que nos esforcemos en evolucionar individualmente,será lo que determine el tipo de mundo que nos sea otorgado.Es decir,que se haga a medida de lo que hemos logrado avanzar desde que nacemos hasta nuestra muerte.Quien sabe si habrá oportunidades nuevas para quien no haya tenido tiempo de tener una vida completa en relación a su tiempo.Quien sabe si el que no se esfuerce por avanzar o crecer como persona no merecerá ningún paraíso porque no será capaz de entenderlo o de aguantar mucho en él sin sufrir.Creo que merece la pena intentarlo porque hay muchas opciones mejores que el temido "off".

Este sólo es un ejemplo futurista sobre cómo nuestra especie podría llegar a un punto tal de evolución tecnológica y social,que hubiera asociaciones que se dedicasen a procurar una vida más larga para sus antepasados.Quizás ya se esté dando y no nos demos cuenta.Quizás todo está escrito y lo haremos irremediablemente.Quizás no lo podamos conseguir nunca por los límites impuestos por la naturaleza,o porque nuestra especie no perdure tanto.Pero merece la pena intentarlo.Debemos cambiar la forma de pensar al respecto.Seguimos continuamente hábitos para tratar de alargar nuestra vida, y nos prevenimos de los que la acortan.Pero la cuestión de la muerte, la mayoría de las personas la suele dejar para que se decida a suertes en el momento de su llegada.

¿Por qué no empezar a trabajar en ello?

Las últimas palabras de éste texto van dirigidas a los posibles detractores con los que proyectos como el que propongo se encontrarán en el futuro:
-Si eres de los que creen que cuando mueres te resucita un Dios y te lleva a su paraíso, a lo mejor no te conviene participar con éste tipo de proyectos.Pero si tu Dios ya tiene un paraíso y además es de esas divinidades capaces de interactuar con el mundo físico, no te preocupes que no permitirá que se lleven a cabo. Y si es tan "poderoso" no creo que te deba usar como instrumento para destruir éstos planes, así que procura que convivamos en paz y deja que Dios decida...
-Si no eres creyente, ni quieres oir hablar de éste tipo de proyectos porque piensas eso de "aceptar la muerte como parte de la vida",probablemente pases toda tu vida sin pensar mucho en la muerte, y cuando te llegue la hora, pasarás unos momentos de miedo y después se acabó, y supongo que no será tan doloroso.Pero este tipo de pensamientos para mí son un completo disparate.No hay más racionalidad en aceptar la muerte,sino lo contrario: es rendir tu inteligencia ante la naturaleza.
- Cada vez hay más gente que cree en la naturaleza como una especie de divinidad, lo cual no tiene porqué ser peligroso de no ser porque algunos tienen la creencia de que no debemos desafiarla.Y debemos tener claro que fué la naturaleza la que nos proporcionó el instinto de supervivencia tanto individual, como a nivel de especie.Y también fué la naturaleza la que nos otorgó la inteligencia, para que combinada con ese instinto por sobrevivir, florezcan ideas "tas descabelladas" como las que hoy he propuesto. Así que si sois de los que creeis que la naturaleza responde inteligentemente a nuestros ataques, deberíais preguntarle para qué nos ha otorgado entonces la inteligencia y el instinto por sobrevivir.

2 comentarios:

  1. Igual despues de la muerte no hay nada

    ResponderEliminar
  2. Hay algunos que dicen que esa "nada" no es mala. Que no tenemos porqué tenerle miedo, puesto que es una ausencia de sentimiento, y por tanto no se sufre. Eso para los que nos levantamos por la mañana con una sonrisa, adoramos oler y saborear la mañana, el desayuno, las relaciones sociales, las aficiones, el aprendizaje, sentirnos plenos y realizados, y muchas otras cosas que podría decir, para nosotros es mejor estar vivo, y luchar por seguir así el máximo tiempo que nos sea posible. Por lo menos hasta que nos aborreciéramos de las cosas bonitas. Morir con impotencia de no poder seguir viviendo, o morir aborrecidos de todo lo bueno que tiene la vida. Yo lucharía por la segunda, con todo mi respeto hacia quienes mueren sin experimentar lo bueno que tiene la vida.
    Si algo estaría claro, es que lo que viene después, sin un cerebro, difícilmente se parecerá a lo que conocemos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!