A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

miércoles, 23 de enero de 2013

Se implanta una memoria artificial en un cerebro por primera vez en la historia...

Muchas veces he hecho de "visionario" acerca de lo que los seres humanos seremos capaces en el futuro.Y a veces, en la ciencia, lo que parece estar muy lejos de alcanzar, de repente se consigue, y viceversa...Donde más he propulsado mi imaginación (al más puro estilo Spielberg) ha sido en una publicación que se titula "mi religión" que podéis encontrar aquí en la etiqueta "religión".En ésta publicación manifiesto abiertamente mi esperanza, y mi visión: una mezcla de lo que irremediablemente será y lo que debería ser, acerca de lo que el ser humano será capaz de conseguir algún día.Contemplando la posibilidad de que los seres humanos del futuro, contando con que (1)tengan tiempo y (2)sean solidarios con sus antepasados, podrán rescatar nuestra mente para integrarla en un nuevo cuerpo(o el mismo que teníamos) en un lugar no se sabe dónde, en compañía de quien queramos(puestos a pedir...).Para que se cumplan éstos deseos(que supongo que muchos compartiréis conmigo), primero el ser humano tendrá que disponer de tiempo libre(de su supervivencia) por lo que debe aspirar a que el trabajo para poder sobrevivir lo hagan exclusivamente "las máquinas", las cuales se supone que para entonces no serán amasijos de hierro y química contaminante sino sofisticados mecanismos basados en la moral ecológica.Segundo, los seres humanos del futuro deberían obtener placer de los actos solidarios,porque dudo que a medida que se adquiere inteligencia se vuelva un más solidario, pero hay quien afirma que sí(ojalá).De momento para no entrar en debate, diremos que deberán ser simplemente solidarios.O que les entretenga de algún otro modo la idea de hacer el bien a sus antepasados.Porque si nuestra especie consigue algún día no tener que trabajar para sobrevivir, será mejor para nosotros que tengan en su agenda de tiempo libre, alargar la vida de sus antepasados que no pudieron hacerlo por sí mismos(se supone que para ellos la esperanza de vida será muy, muy elevada...).
El asunto es que el principal problema que se me planteaba,es que todavía no somo capaces de manipular ni siquiera la mente o trasplantar un cerebro.Teniendo en cuenta que ya somos capaces de clonar, ésto será un primer paso para construir cuerpos de usar y tirar, y ya no habrá necesidad de manipular a nuestro antojo a los seres vivos,que es la polémica principal del asunto de la clonación. Manipular nuestra mente, y más concretamente nuestra consciencia y nuestra memoria, está mucho más lejos que procurarnos recambios biónicos, o un recambio completo, que sería el cuerpo exceptuando la mente claro.Pues bien, toda ésto que os he contado, aunque a algunos sigan igual de incrédulos(que es lo natural), viene al hilo porque hoy se ha publicado una noticia publicada en la revista Journal of Neural Engineering, y que ha recogido www.adsl.net , en relación a un nuevo logro científico en la dirección que tan imaginativamente propongo, y que espero que un día consigamos alcanzar, por el bien de los que no tenemos ninguna religión que nos alivie del sentimiento de impotencia que produce saber que hubiéramos vivido más de lo que podremos.

                                                                    NOTICIA

Gracias a un proyecto que ha durado exactamente diez años, un equipo de científicos de la Universidad de Carolina del Sur y la Universidad Wake Forest ha logrado implantar una memoria artificial en un cerebro por primera vez en la historia. Algo que hace un par de décadas sólo cabía en la mente de gente como Spielberg o George Lucas.

El descubrimiento ha sido publicado en la revista Journal of Neural Engineering, y en fondo no es más que un chip de memoria que permite implantar recuerdos en un cerebro vivo. Por el momento se ha probado con éxito en una rata de laboratorio.
Su funcionamiento es el siguiente. Se implanta un chip que registra las ondas cerebrales que llegan al hipocampo, sección del cerebro que se encarga de la memoria a largo plazo. El chip registra y mide los estímulos que llegan de dos zonas llamadas CA1 y CA3, que son las que controlan el proceso de aprendizaje y memorización de nuevos conocimientos. Pues bien, con el chip registrando los datos, el equipo de científicos liderados por el Dr. Theodore Berger enseñó a la rata a pulsar una determinada palanca para obtener agua.
Después de que la rata aprendiera el mecanismo, le anestesiaron la zona CA1 con fármacos e hicieron que el chip realizara el proceso inverso, es decir, enviar al hipocampo las ondas cerebrales grabadas durante el aprendizaje (como si fuera un archivo que subimos de nuevo al servidor). Lo sucedido es que la rata, aún con esta parte de su cerebro anestesiada, era capaz de recordar lo aprendido gracias a la información transmitida desde el chip.
La conclusión final no deja de ser sorprendente. Según el Dr. Berger, si somos capaces de decodificar conocimientos complejos y traducirlos en sus correspondientes ondas cerebrales, sería teóricamente posible implantar conocimientos en el cerebro. ¿No os recuerda esto a Matrix?
Lo que es evidente es que el descubrimiento abre nuevas las puertas de nuevos campos de investigación acerca de la curación de muchas enfermedades relacionadas con la pérdida de memoria como el Alzheimer.