A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

jueves, 17 de enero de 2013

IZQUIERDA Y DERECHA POLÍTICA

Este par de palabras a menudo nos llevan de calle a los españoles.A pesar de que en otro tiempo no tan lejano había moderados,exaltados,progresistas,conservadores, liberales e.t.c, parece que hoy en día no nos podemos desprender de éstos términos.Y el problema es que cuando se usan los mismos térmimos para ideologías que han ido evolucionando a lo largo del tiempo podemos llegar a obtener ideas muy extrañas al respecto.
Como mucho sabéis el término izquierda nació en la revolución francesa para referirse a los diputados burgueses que ocupaban el lado izquierdo,y por oposición los nobles acabaron siendo "derechistas" e.t.c
Desde aquellos nobles hasta los simpatizantes y militantes del PP, o desde aquellos burgueses hasta la extensa ramificación de partidos y congregaciones que hoy denominamos "izquierda"(PSOE,PC,IU, Sindicatos e.t.c) creo que han pasado muchas cosas y la sociedad ha cambiado su estructura significativamente.Porque hoy en día una persona "adinerada" y sin poseer títulos nobiliarios,que en otros tiempos hubiera sido burgués,hoy en día puede ser "pepero",socialista, e incluso puede ser Victor Manuel o Pilar Bardem...
Éste rápido paseo político del cual me entran ganas de huir casi cuando empiezo a hablar de él,es para compartir una apreciación que todos vosotros habréis observado:
-Resulta que en ésta clásica oposición política,que comenzó manifestando de forma clara los intereses de aquellos burgueses frente a los nobles,y que hoy se ha extendido desde los intereses de los ciudadanos hasta los ideales e incluso la simpatía y el carisma de los candidatos, podemos observar ideas tan contradictorias como ver a personas férreamente disciplinadas y dictatoriales en sus maneras, simpatizar con los bandos políticos que presumen de tolerancia y permisibilidad social.Y viceversa, podemos observar ejemplos de personas con maneras y hábitos revolucionarios que se muestran inconformistas y "anti-sistema" mientras entregan su voto a partidos que van en contra de su naturaleza personal.Por supuesto, entre éstos dos extremos, y fuera de ellos, está el resto de las personas.
Y yo me pregunto si no sería mejor que hiciésemos un pequeño ejercicio de auto-análisis psicológico.Una clasificación anterior a la del ideal político, basada en las dos clásicas formas de vivir la vida y que las tiene la mayor parte del pueblo.Son maneras de vivir de forma: "disciplinada o rebelde","conformado o inconformista","paciencia y comprensión o mano dura" con los que no aprenden,"católico o laico","homófobo o tolerante" con la orientación sexual, o con las razas e.t.c
A menudo nos podemos encontrar con personas que "aceptan en bloque" toda la propuesta del partido en cuestión al que votarán o han votado,y rechazan(también rotundamente) todas las propuestas del otro gran partido(sea cual sea).Como digo todavía hay mucha gente con ideas tan "fijas" en éste país,y con simpatía hacia la famosa "izquierda o derecha".Afortunadamente creo que hay más personas sensatas,que aceptan con sentido común las propuestas,vengan de donde vengan.Porque como decía Aristóteles, es conveniente usar la justa medida.Pero ésta se obtiene tras un mínimo periodo de reflexión en las que emociones como la simpatía,el orgullo,o el odio no deberían estar presentes.
También es importante recalcar otro numeroso grupo de personas,sobre todo de avanzada edad,que siguen transmitiendo a sus hijos y nietos una serie de emociones basadas sobre todo en el rencor,que si los que reciben el mensaje(esos hijos y nietos),no han aprendido a interpretar la realidad por si mismos,resulta que nos enfrentamos a otro obstáculo que nos va a impedir analizar nuestra forma de ver la vida para luego saber materializarla mediante el voto.
Son las secuelas de la guerra civil y con éste quiero terminar la publicación.Y en concreto con la película "las trece rosas" que éste sábado emiten por cierto en televisión.Y a cuyo tema fué dedicada la canción "manos temblorosas".
PRIMUM VIVERE DEINDE PHILOSOPHARI

2 comentarios:

  1. Realmente estoy de acuerdo contigo. Yo soy del 97 y es verdad que soy muy joven aunque a penas me quedan 2 años para decidir a quién votar. Mis padres tienen sus ideas y yo tengo las mías, como corresponde a mi edad pero siempre me enseñaron a que debo hacer lo que yo crea que sea mejor y sobre todo no cegarme en hechos absurdos que porque sea de este partido o de aquel odiarle a muerte. Si este lo está haciendo bien porque sea de derechas, izquierdas, arriba o abajo por qué no debo votarle? Y por qué este partido si lo está haciendo mal (por la misma razón de antes) debe seguir en el poder. Poca gente de mi edad piensa como yo, yo no juzgo a nadie por pensar de otra forma, creo que todos los partidos tienen algo bueno que ofrecer (aunque no se esté viendo, todo hay que decirlo) pero lo que realmente me fastidia es que me critiquen o juzguen (y muchas veces me tratan de convencer con argumentos insignificantes y carentes de sentido común, a mi entender)por mi forma de pensar. Pero en fin... afortunadamente no soy la única que piensa así y ese tema (por lo menos ahora) no es una cosa que los jóvenes diferenciemos mucho. Una riña y seguimos a lo nuestro.
    Me ha gustado la entrada, un abrazo Diego :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Cristina! Cuanto tiempo! Me alegra que me des tu opinión al respecto. Como tú dices, a la hora del voto no deberíamos estar condicionados por simpatías o ideologías, y ésto lo podríamos extrapolar a muchas situaciones de la vida cotidiana, las cuales no somos capaces de abordar abstraídos del sentimentalismo. Porque yo también me dejo llevar por los sentimientos, y me gusta, pero cuando hay un problema, y hay que buscar una solución, o simplemente hay que tomar una decisión seria, creo que todos deberíamos ser capaces de abstraernos del sentimiento, para abordar dicha situación con criterio y coherencia.
    En tu edad, lo más común será que no te comprendan, porque tus preocupaciones no se corresponden a las de tu edad. A mí me pasaba lo mismo, y a medida que me iba haciendo mayor, las personas que no estaban por la labor de profundizar en sus ideas, cada vez eran menos, y de más edad.
    Hoy tengo claro que el índice de personas dispuestas a entregar parte de su tiempo en mejorar las cosas es demasiado bajo. Por eso cuando encuentro a alguien así procuro cuidarlo.
    Ya me he vuelto a ir por las ramas...
    El caso es que el asunto de las ideologías políticas no me preocupa tanto como el de las simpatías políticas, aunque ambos llevan implícitos una serie de condicionantes que impiden en ocasiones tomar la decisión adecuada a la hora de votar.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!