A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

sábado, 20 de octubre de 2012

La felicidad:el comodín de la pereza expresiva...


Cuantas veces podemos escuchar al día la palabra "felicidad":en libros,en los medios de comunicación,en el arte,y sobre todo en la vida cotidiana.
Me voy a ahorrar completamente la introducción etimológica y evolución histórica de la palabra.Pero a cambio os dejo un vídeo de Don Gustavo Bueno,en una conferencia sobre su libro "el mito de la felicidad",que se basa en una crítica hacia los libros de "auto-ayuda",pero que a la vez nos ofrece una clase magistral sobre los puntos a tener en cuenta para analizar la idea de felicidad:desde la historia y desde la propia filosofía.


Don Gustavo, en otra tesela que podeis ver en el inicio del blog, acerca de la "idea de cultura", nos ofrece una visión en la que son las artes (entre otras cosas) las que por estar bajo el cobijo del concepto de cultura la engrandecen y no al revés. Por tanto usar como argumento que algo debe defenderse por ser cultura no tiene mucho sentido.
Pues en el caso de la felicidad se podría decir, siguiendo la misma línea(si cabe), que son las distintas interpretaciones de la idea de felicidad que se han hecho a lo largo de la historia, las que han hecho grande el mito acerca de ésta idea.
Vivimos los tiempos de la llamada generación "new age", en la que no todos se dejan engañar con mitos que contradicen la realidad,la cual tanto nos cuesta organizar. Mitos como el de la felicidad vista como algo concreto, distinguible de otros sentimientos o emociones.
Cuando sentimos satisfacción, tranquilidad, comodidad, euforia, gratitud, ,orgullo, descanso, o sorpresa, muy a menudo usamos la palabra felicidad a modo de comodín para referirnos a cualquiera de éstos estados emocionales. Mi postura se centra exclusivamente en la observación de la sociedad presente.Yo no pretendo establecer lo que la felicidad debe ser basándome en su evolución histórica.Sino más bien de expresar lo que la mayoría entiende por felicidad en el momento actual. Por tanto:

No se pueden dar todas las virtudes en un mismo ser(ni siquiera en la mìnima fracción de tiempo) .O todas las emociones positivas a la vez . Porque por ejemplo , no podríamos estar pletóricos o eufóricos de alegría, y al mismo tiempo, relajados o inmersos en una paz espiritual. Por tanto, unos relacionan la felicidad con la excitación y la euforia, y otros la relacionan con la tranquilidad, la calma, la paz etc.  
En su origen,  felix se utilizaba para referirse al gesto del amamantado, es decir al rostro de "placidez" que éste mostraba en el momento de saciar su hambre. A partir de éste momento, posiblemente se empezó a usar la palabra  para referirse al rostro que mostraba un adulto durante un banquete copioso. Y probablemente fueran los hedonistas los primeros en aislarla de su significado, en su intento de dar un nuevo significado al concepto grotesco que se tenía del placer. De éste modo, al mismo tiempo que el placer se comenzaba a relacionar también con la filosofía, o con el gusto por la reflexión, la felicidad también comenzó a ser teorizada por los distintos filósofos, no sólo de la época sino de toda la historia. Hasta llegar a nuestros días convertida absolutamente en un mito.
La felicidad no puede estar en la búsqueda. Quienes así lo manifiesten, habrán robado un significante(felicidad)que andaba confundido entre la sociedad a lo largo de la historia, para añadirle un significado totalmente nuevo e inventado.
Habrán de inventarse un nombre para referirse a esa sensación que se tiene cuando se busca "la felicidad".
Utilizamos pues, términos como "felicidad", a modo de comodín para referirnos a estados emocionales que ya tenían nombre (paz interior, placer, tranquilidad, euforia, o excitación), y que muchos de ellos siguen siendo demasiado generales, y por eso también contribuyen a aumentar la confusión.

Hoy en día,no podemos hablar de "felicidad" como un concepto aislado del resto de los estados emocionales ni sentimentales. En todo caso referirnos a ésta palabra a modo de comodín que englobe a todos los estados sentimentales y emocionales positivos. Por tanto, lo más que deberíamos atrevernos a decir, es que: de los actos se obtiene felicidad, en el sentido de que se obtienen sentimientos y emociones positivas, pero sin ningún tipo de precisión acerca de cuales.
Creo que dos factores han contribuido significativamente a convertir la felicidad en un mito:
Uno son las diferentes interpretaciones por parte de los ilustrados, que a lo largo de la historia se han podido hacer sobre ésta idea.Cuantas más interpretaciones mayor ha sido el reto del descubrimiento.Por tanto siempre ha sido susceptible de análisis.
Otra es la pereza expresiva, por parte del grueso de la población. El hecho de no querer o no saber buscar las palabras adecuadas a cada momento, correspondientes en éste caso a emociones concretas, que ya tienen nombre, a las que hemos llamado felicidad. De modo que hemos acabado llamando felicidad a emociones más diferenciables y precisas.

2 comentarios:

  1. Hola Diego, estoy de acuerdo contigo en que actualmente hay diferentes posturas acerca de la felicidad y en algunos casos puede dar lugar a confusión. La alegría, la paz interior, la relajación, la tranquilidad, o el placer, son más bien formas de expresar la felicidad. Pienso que la felicidad no se trata de pasarlo bien todo el tiempo, ni a estar todo el día riendo, bailando o cantando, creo que más bien se trata de estar seguros de que hemos elegido el camino correcto y que queremos recorrer la vida de esa forma, a pesar de las alegrías, penas o dolor. En mi blog promociono la búsqueda de ese camino y, también la forma de potenciar la felicidad. http://comoserfeliztodoslosdias.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    Bienvenida y gracias por participar.
    En realidad,si damos un paseo histórico,vemos que éste es un debate milenario.Las personas que han indagado en la historia(como Gustavo Bueno) para relatarnos el camino que ha seguido la idea de felicidad,nos han facilitado la tarea de saber que seguir indagando sería como analizar múltiples presentes.Es decir,múltiples mundos con distintas ideas de la felicidad.
    Lo único que podría tener sentido sería encontrar el punto donde se forjó tal término,para dar por zanjado el tema definitivamente.
    Cuando dices que la felicidad "se trata de estar seguros de que hemos elegido el camino...",estás dando tu propio significado a la palabra felicidad.
    Lo que propones en tu blog, son una serie de buenos consejos y métodos para llegar a un estado de plenitud de sensaciones y estados emocionales positivos.Pero si te das cuenta,no aconsejas todos los sentimientos positivos que existen.Sino una selección de los que tú has elegido.Por ejemplo,en Be Happy propones reír,en contradicción con otros blogs que orientan sobre la felicidad(más de tipo espiritual),que no mencionan la risa.O también propones en tu publicación "ecuaciones para ser feliz", el "generar cambios" frente a otros orientadores de felicidad,que sólo conciben una postura o método totalmente estático seguir el camino a la felicidad,vislumbrarla por el camino e.t.c
    Lo que trato de argumentar es que tu ideal, es una selección de métodos y sentimientos positivos que tú has combinado según tu criterio(el cual sigo y me parece muy interesante).
    Digamos que has creado una receta,que se compone de unos ingredientes.Pero es que el plato final también debería llevar tu nombre,o el de tu ideal.
    Y la paella que siga siendo paella...
    ¿No?

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!