A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

lunes, 19 de diciembre de 2011

SEGURIDAD VS DERECHO A LA INTIMIDAD

Hoy en día preferimos que no se nos grabe cuando vamos por la calle...Tanto es así que si un día nos atracan, nos atropella un coche y se da a la fuga, o le dan una paliza a tus hijos sin ningún motivo, preferiremos que las cosas sigan como están...
Lo que reivindico es que tengamos el derecho a saber quien te asaltó en plena calle, quienes han dado una paliza a ese chico, o quién ha violado a esa chica, quiénes han secuestrado a esos niños, quién atropelló dándose a la fuga, o quién te pudo haber atropellado, quién le destrozó la vida a tu hijo cuando le vendió la primera pastilla, o quienes le acosan a la salida del colegio, quién actúa mal al volante.
No soy partidario de los castigos porque creo que detrás de cada delito hay una persona con quién la sociedad, sus padres, sus educadores, o su propia genética han fallado.  Pero por otro lado creo que tenemos derecho a que no nos pasen cosas injustas, y ante los posibles fallos del sistema deberíamos tomar mayores medidas de control.
Muchos estaréis pensando que quienes manejasen esos sistemas de vigilancia siempre serían susceptibles de manipular ciertas imágenes pertenecientes a nuestra intimidad, para luego venderlas o hacer sabe Dios qué...
Pues sabed por ejemplo, que por esa regla de tres, hoy en día muchos policías podrían acusarte de haberte saltado un semáforo en rojo, habiéndolo pasado en verde, y vosotros no podríais hacer nada, por ser vuestra palabra contra la suya.

¿Y cuántas veces ocurren situaciones así?

Si lo observamos con un poco de "frivolidad estadística", el número de veces en las que un policía trastornado abusa de un civil corriente, son muy pocas en comparación con la cantidad de injusticias que se cometen a diario.

-¿Sabes por que prefieres que no haya cámaras de seguridad en las calles y en los coches?

Pues seguramente es porque nunca has sufrido una injusticia grave, aunque seguro que muchas veces has padecido la conducción temeraria de algún "loco al volante".
Lo lógico es que a la mayoría no nos pasen cosas así de graves.Vivimos muy tranquilos generalmente, y estas cosas sólo les pasan a unos pocos que salen todos los días en las noticias (y los que no salen) pero estamos tan acostumbrados a oirlas que ya no nos impactan. Puede que recuerdes haber vivido alguna situación de peligro, sobre todo en la adolescencia. Pero eso fué hace mucho y por suerte lograste salir ileso: -Uff ,que alivio...y que suerte...-Seguro que pensabas eso...¿No?
Tenemos por otro lado esos complejos que nos llenan de vergüenza cada vez que sentimos que alguien nos observa.
También hemos de tener en cuenta lo bien aceptado que está socialmente eso del derecho a la intimidad, el cual yo también defiendo,no nos equivoquemos. Porque de lo que se trata aquí es de defender las cámaras de seguridad exclusivas para un uso jurídico.
Más de una vez te habrá seguido la policía secreta aunque hayan sido unos metros, o un momento, por algún movimiento raro que hayas hecho, y tú ni te has enterado. Pues seguiría siendo la policía la que te seguiría en la comprobación de un crimen, un robo o cualquier tipo de violencia. De hecho es lo primero que hacen hoy en día, comprobar las sucursales bancarias cercanas a la zona del incidente en cuestión. Pero la mayoría de las veces no es suficiente.

-¿Cual es realmente la pega de que te vean cada vez que sales a la calle?

Tú en tu casa podrías seguir haciendo lo que quisieras. Nadie te grabaría. Pero los sitios públicos son públicos. Las personas te ven, te miran y tienes que convivir con ellas. Nadie tendría derecho a publicar sin más el moco que te sacabas en el parque, la mancha que te intentabas tapar con el bolso, las cosas raras que haces mientras conduces, ni mucho menos podrían publicar lo que deja entrever un escote o una falda...Esas imágenes estarían en manos de los jueces y la policia.Y podrían acceder a ellas los mismos piratas informáticos que acceden hoy en día a los archivos de la policía. Piratas demasiado preparados para interesarse por cosas de las que no van a sacar demasiado partido. Además, aunque te grabasen en una situación tan comprometida que pudiera ser aprovechada comercialmente, siempre tendría que pasar por un medio informativo que estaría incumpliendo la ley. Hoy en día los vídeos sin consentimiento pueden pasar por cualquier web. Las webs , mientras no denuncie nadie, lo único que hacen es informarte de que no se hacen responsables del contenido (a no ser que sea sexual que entonces es eliminado de inmediato). Estas páginas generalmente son americanas ya que allí está bien visto que salga violencia en los medios antes de que salgan escenas sexuales.

Lo que seguro que no podrías hacer cuando salieras a la calle sería cometer delitos:

¿Estarías dispuesto?

No podrías dejar la cagadita de tu perro en medio de la acera, ni tirar basuras a la calle.
No podrías dar un pequeño roce al coche del vecino y ocultárselo.
No podrías relajarte al volante saltándote un semaforillo en rojo. O cruzarte sin marcar con el intermitente. Encorrer a ese que va a paso de tortuga (aunque a ese también habría que corregirlo por entorpecer el tráfico). Por supuesto que no podrías cometer ningún tipo de vandalismo. Ni pegarle a nadie (aunque sí podrías defenderte pegando ya que sería defensa propia, aunque en este momento esté confusa ésta delimitación del concepto), ni robar, ni traficar, ni matar...
En fin, sé que de ésto último no serías capaz, pero seguro que alguien sí, o por lo menos al principio.

El asunto es que aunque no disminuyera la delincuencia, lo que si que disminuiría sería la injusticia, porque siempre se sabría quien era el culpable.
No estamos hablando de que “Poseidón saque un rayo” cada vez que cometamos algún pequeño delito, pero si que estaríamos todos mucho más tranquilos si los delitos estuvieran controlados. Sobre todo los que ponen en peligro la vida de los demás.

Se trata de anteponer tu seguridad a tu intimidad (en la calle).Y para que todos pudiéramos asumir tal pérdida de intimidad, yo propondría que llevásemos a cabo ésta medida en tres fases, que presento con poco rigor, porque por supuesto luego se habrían de expandir a base de la creación de los artículos legislativos correspondientes:

-Primero:
 La instalación de los dispositivos en los automóviles, haciéndolo a su vez en tres partes:

-La primera con los dispositivos enfocando a l interior del vehículo.

-La segunda enfocando a la vía sin que se puedan ver las caras de los peatones.O sea, sólo hacia
las matrículas.

-La tercera ya vendría con la ley general de vigilancia en las calles y grabaría 360 grados.

-Segundo:
 La instalación de dispositivos de grabación, no de seguimiento. Es decir, que no habría nadie vigilando estas grabaciones y sólo se utilizarían en los juicios o investigaciones autorizadas por los jueces (se presupone que utilizar las grabaciones sin autorización del juez estaría penado como lo está hoy en día, aunque sería conveniente endurecer este tipo de penas para entonces...).

-Tercero:
Solamente cuando la legislación hubiese endurecido las penas entorno a quienes manipulasen las grabaciones sin consentimiento del juez, y el sistema educativo hubiese hecho lo propio infundiendo seriedad y respeto en este asunto, se podría proceder a la implantación de cámaras de vigilancia de seguimiento por todas las zonas públicas, con sus correspondientes sistemas de actuación en caso de emergencias. Pero esto queda muy lejano para la falta de madurez que posee el ser humano, el cual prefiere seguir pensando que nunca le pasará a él una injusticia callejera que le fastidie la vida, o la falta de honestidad que hace que nos moleste que nos graben por si algún día se nos ocurre hacer una travesura por pequeña que sea etc.

1 comentario:

  1. No estaba de acuerdo con las grabaciones, pero despues de leer tu texto creo que tienes razon

    ResponderEliminar

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!