A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

domingo, 28 de noviembre de 2010

INTENCIÒN Y CONCIENCIA

Muchas veces ocurre que , en las divagaciones que hacemos en la vida cotidiana , aparece el tema de la bondad o maldad , aplicado a las personas como si de una etiqueta se tratase . Y concretando un poco màs (ya que èsta preocupaciòn humana y milenaria no se puede reflexionar de forma global) , me refiero a la confusa discusiòn sobre si una persona tiene buenas o malas intenciones , y a si la intenciòn es realmente lo que importa o debe importar .
Vamos a hacer una pequeña reflexiòn al respecto para comprobar si llegamos a alguna certeza universalizable :
Podemos decir, que intenciones las hay positivas(buenas) y negativas(malas) . Esta es una conclusiòn a la que se llega de forma ràpida y precipitada , ya que nadie puede decir que algo es bueno o malo sin màs . Todo dependerà de las circunstancias que acompañen al hecho .
A menudo, observamos como alguien nos da una lección para que , aún haciéndonos daño en el presente , nos beneficie enormemente en el futuro . Nos ocurre cuando más en nuestra infancia , pero no deja de ocurrirnos nunca. De las consecuencias que nos pueden traer éstas situaciones , podemos quedarnos con dos importantes : que aprendamos o no la lección , y que la persona que nos la  lo haga o no por nuestro bien.
Por otro lado , muchos casos hemos oído de personas con algún tipo de "enajenación mental" , que creyendo estar haciendo algo positivo por alguien , lo que ocurrìa era justo lo contrario . Del mismo modo, nos podemos encontrar que deseando el mal a alguien , actùan , y provocan el efecto inverso(lamento informar que aunque no seamos "enfermos mentales", nos ocurre más a menudo de lo que nos pensamos).

Nos equivocamos contìnuamente, porque no nos paramos a pensar en todas las consecuencias que nuestra intenciòn traerà a quien vaya dirigida. Por ejemplo :
Juanito ha caido en el alcohol , y su primo Andrès, para que no se pierda la reputaciòn de su familia, va diciendo por el barrio que Juanito es la oveja negra de la familia y que no lo quieren en casa . Andrès, ha descartado a su primo Juanito para salvar a su familia y ahora Juanito està peor y en el barrio recriminan a la familia por no ayudarle .
He comenzado con enajenados mentales , luego con Andrès , pero el siguiente en meter la pata seguro que eres tù , aunque no tan adentro , pero seguro que muchas màs veces .
En resùmen, deseamos algo a alguien . Ya sea positivo o negativo, pero que ha de quedarnos claro que èstas cosas sòlo ocurren por casualidad . Por lo menos hasta que entra en juego nuestra agudeza para percibir la realidad . Nuestra astucia para saber a travès de nuestra experiencia las mejores soluciones a los problemas , y , lo que es màs importante ,y la clave de èsta reflexiòn , nuestra capacidad para percibir las consecuencias reales de nuestros actos .
-¿Hasta dònde estamos dispuestos a llegar para que , sabiendo las consecuencias que nos traerà , nuestra intenciòn deje de ser tan buena ?
-¿Tenemos buenas intenciones mientras no nos perjudique?
-¿Realmente son buenas intenciones todas las que tenemos, o son por consiguiente un espejismo y una excusa para calmar nuestra conciencia?
_Suponiendo que los dos estèn en iguales condiciones:
-¿Quièn serà màs bueno : (1)quien actúe positivamente sin saber las consecuencias negativas que le traerá , o quien , (2)sabièndolas las hace?
-¿Acaso para aquel primero , no quedarà siempre la duda de si las hubiera hecho?
Entonces , ¿còmo sabremos si aquel primero tenìa buenas intenciones?
Esta reflexiòn nos servirà para que cuando juzguemos a alguien por su bondad , o sus buenas intenciones , nos argumentemos de las consecuencias que le traen , de si se da cuenta de ellas y de si esas consecuencias benefician o perjudican sus intereses sean del tipo que sean.Es decir,que la ignorancia no tiene por que ir de la mano de la bondad.

Debemos ponernos el listòn màs alto en cuanto a la bondad se refiere .
Siempre que me engaño a mi mismo hacièndome creer que soy bueno , aumenta mi confusiòn respecto a la vida, y se esfuma mi tranquilidad . Cuando soy bueno de verdad , aumenta mi confusiòn vital : pero quedo tranquilo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!