Utilizo este blog para contemplar mi propia evolución. Es decir, que se puede apreciar claramente cómo he ido moldeando y actualizando mi pensamiento. Mi personalidad.
Hasta mi ortografía y mi forma de describir mi realidad!


No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las realidades que creo que deban consolidarse en nuestra "estructura de comprensión del mundo"... Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenid@s!

domingo, 28 de noviembre de 2010

INTENCIÒN Y CONCIENCIA

Muchas veces ocurre que , en las divagaciones que hacemos en la vida cotidiana , aparece el tema de la bondad o maldad , aplicado a las personas como si de una etiqueta se tratase . Y concretando un poco màs (ya que èsta preocupaciòn humana y milenaria no se puede reflexionar de forma global) , me refiero a la confusa discusiòn sobre si una persona tiene buenas o malas intenciones , y a si la intenciòn es realmente lo que importa o debe importar .
Vamos a hacer una pequeña reflexiòn al respecto para comprobar si llegamos a alguna certeza universalizable :
Podemos decir, que intenciones las hay positivas(buenas) y negativas(malas) . Esta es una conclusiòn a la que se llega de forma ràpida y precipitada , ya que nadie puede decir que algo es bueno o malo sin màs . Todo dependerà de las circunstancias que acompañen al hecho .
A menudo, observamos como alguien nos da una lección para que , aún haciéndonos daño en el presente , nos beneficie enormemente en el futuro . Nos ocurre cuando más en nuestra infancia , pero no deja de ocurrirnos nunca. De las consecuencias que nos pueden traer éstas situaciones , podemos quedarnos con dos importantes : que aprendamos o no la lección , y que la persona que nos la  lo haga o no por nuestro bien.
Por otro lado , muchos casos hemos oído de personas con algún tipo de "enajenación mental" , que creyendo estar haciendo algo positivo por alguien , lo que ocurrìa era justo lo contrario . Del mismo modo, nos podemos encontrar que deseando el mal a alguien , actùan , y provocan el efecto inverso(lamento informar que aunque no seamos "enfermos mentales", nos ocurre más a menudo de lo que nos pensamos).

Nos equivocamos contìnuamente, porque no nos paramos a pensar en todas las consecuencias que nuestra intenciòn traerà a quien vaya dirigida. Por ejemplo :
Juanito ha caido en el alcohol , y su primo Andrès, para que no se pierda la reputaciòn de su familia, va diciendo por el barrio que Juanito es la oveja negra de la familia y que no lo quieren en casa . Andrès, ha descartado a su primo Juanito para salvar a su familia y ahora Juanito està peor y en el barrio recriminan a la familia por no ayudarle .
He comenzado con enajenados mentales , luego con Andrès , pero el siguiente en meter la pata seguro que eres tù , aunque no tan adentro , pero seguro que muchas màs veces .
En resùmen, deseamos algo a alguien . Ya sea positivo o negativo, pero que ha de quedarnos claro que èstas cosas sòlo ocurren por casualidad . Por lo menos hasta que entra en juego nuestra agudeza para percibir la realidad . Nuestra astucia para saber a travès de nuestra experiencia las mejores soluciones a los problemas , y , lo que es màs importante ,y la clave de èsta reflexiòn , nuestra capacidad para percibir las consecuencias reales de nuestros actos .
-¿Hasta dònde estamos dispuestos a llegar para que , sabiendo las consecuencias que nos traerà , nuestra intenciòn deje de ser tan buena ?
-¿Tenemos buenas intenciones mientras no nos perjudique?
-¿Realmente son buenas intenciones todas las que tenemos, o son por consiguiente un espejismo y una excusa para calmar nuestra conciencia?
_Suponiendo que los dos estèn en iguales condiciones:
-¿Quièn serà màs bueno : (1)quien actúe positivamente sin saber las consecuencias negativas que le traerá , o quien , (2)sabièndolas las hace?
-¿Acaso para aquel primero , no quedarà siempre la duda de si las hubiera hecho?
Entonces , ¿còmo sabremos si aquel primero tenìa buenas intenciones?
Esta reflexiòn nos servirà para que cuando juzguemos a alguien por su bondad , o sus buenas intenciones , nos argumentemos de las consecuencias que le traen , de si se da cuenta de ellas y de si esas consecuencias benefician o perjudican sus intereses sean del tipo que sean.Es decir,que la ignorancia no tiene por que ir de la mano de la bondad.

Debemos ponernos el listòn màs alto en cuanto a la bondad se refiere .
Siempre que me engaño a mi mismo hacièndome creer que soy bueno , aumenta mi confusiòn respecto a la vida, y se esfuma mi tranquilidad . Cuando soy bueno de verdad , aumenta mi confusiòn vital : pero quedo tranquilo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi entusiasmo por aprender está por encima de mi ego. Si no muestras tu opinión, ni tu ni yo aprenderemos, así que por favor: ¡Comentame!