A veces, cuando nos pica la curiosidad por visitar un blog, tenemos la tendencia a leer únicamente las entradas más recientes, como si el resto hubieran perdido el valor con el tiempo.
Probablemente obtendréis un resultado más satisfactorio de vuestra visita, si accedéis por los temas que os susciten más interés.
No tengáis reparos en comentar o discrepar, porque no pretendo poseer la verdad. De hecho son pocas las verdades o realidades que creo deban consolidarse en nuestra estructura de comprensión del mundo. Así que os animo a debatir, y a que os extendáis sin pereza en el argumento.

¡Bienvenidos!

viernes, 10 de noviembre de 2017

Abogado penalista...



Teddy Wilson se convirtió en uno de los penalistas más solicitados de todo México. Pero a pesar de su fría apariencia, nunca supo compaginar su profesión con su vida personal.
La fama le acompañaba. Y a su vez el insomnio provocado por la contradicción moral... 
Defendía “astutamente” a sus clientes, y les libraba de su condena. Pero algunos de ellos seguían causando daños a otras personas. Como fue el caso de “El Guano”, el cuál fue juzgado en México por doble homicidio y absuelto por falta de pruebas. 
Ni un año había pasado, y "El Guano" ya había reincidido. Ahora acumulaba tres muertes más a su sangrienta “carrera”. El Guano confesó su crimen a Teddy, y aún así defendió su inocencia.
Abogado penalista... Un trabajo legítimo pero injusto para la sociedad. Un continuo desvío de la verdad y la justicia, en favor de los métodos estratégicos que impulsan el éxito dentro de una profesión. Que se contradicen paradójicamente con la propia idea de la justicia.
A veces pasaban por su cabeza pensamientos "fantasmagóricos", propios del arrepentimiento y la duda. Incluso padecía alucinaciones en las que resucitaban las víctimas de sus clientes.
El día que decidió convertirse en penalista, olvidó revisar esa parte del contrato. La cual decía, que los asesinos a los que defendiese podrían seguir matando...